Vuelven los viejos fantasmas



Como otra historia que se repite dramáticamente y que recrea viejos fantasmas, la semana próxima podría ampliarse el abanico de usuarios de gas y electricidad que deberán soportar cortes programados en los suministros.

Estas interrupciones tuvieron su baustismo cuando le bajaron la palanca a un nutrido grupo de compañías que tenía firmados los denominados contratos “interrumpibles”, es decir, los cerrados a precios inferiores a los de mercado pero con la posibilidad de interrupciones.

Los cortes en estas compañías se daban generalmente en el invierno, pero en este año se adelantaron por una disminución de la oferta y el sensible aumento de la demanda, ante el mayor consumo. La Secretaría de Energía no da señales claras de lo que piensa hacer, aunque diseña planes de emergencia para paliar la crisis energética. Cronogramas de cortes, importación de electricidad y gas, reducción de exportaciones, y hasta no se descarta un cambio de horario, figuran en la carpeta de los funcionarios con el fin de ahorrar energía.

Lo que es seguro que serán intensificados durante los próximos días los llamados a la población para que restrinjan el consumo de luz y gas. Se quiere evitar que se llegue a la terrible situación vivida en 1988 cuando los cortes programados en los domicilios hizo rodar la cabeza del entonces secretario de Energía, el hoy fallecido Conrado Storani.

Nota asociada: Racionalizan la exportación de gas por la crisis energética  

Nota asociada: Racionalizan la exportación de gas por la crisis energética  


Comentarios


Vuelven los viejos fantasmas