Weretilneck: internos “no deciden”





CIPOLLETTI (AC).- El gobierno rionegrino informó ayer que se ordenó “una serie de medidas para que se aseguren las condiciones de salud” de los 86 presos de la cárcel de Cipolletti que iniciaron una huelga de hambre para reclamar que el director del penal, Héctor Almirón, no sea trasladado. “No les corresponde a los presos imponer al gobierno la decisión de definir al director de un penal”, advirtió el gobernador Alberto Weretilneck, quien dio instrucciones al ministerio de Gobierno para que efectúe un control de la salud de los internos y que se de intervención al de Salud para que se cumplan las medidas sanitarias necesarias. Trascendió que en lugar de Almirón, al frente del penal cipoleño asumirá Horacio Becchio, actual jefe de la cárcel de Viedma. “Se notificará a los jueces de esta medida de modo de asegurar el control judicial del procedimiento y obrar penitenciario y se propiciará la apertura a organizaciones reconocidas vinculadas al contexto de encierro para transparentar cualquier medida, como así también se preverán refuerzos de personal de modo de mantener la seguridad del establecimiento y garantizar la seguridad pública”, difundió el gobierno. El fin de semana pasado, Almirón, acompañado del Juez de Ejecución Penal de Roca, Juan Pablo Chirinos, “mantuvo en persona un prolongado diálogo con el grupo de internos procurando llevar serenidad a los familiares y la sociedad ante la mediatización de su anuncio. No obstante, pese a los argumentos esgrimidos, decidieron mantener su medida”, añadió el gobierno.


Comentarios


Weretilneck: internos “no deciden”