Wim Wenders abre hoy el Festival de Berlín 

Con "The million dollar hotel" comienza la lucha por el Oso de Oro

 Berlín, (EFE).- La 50 edición del Festival de Cine de Berlín, Berlinale, en la que se presentarán 21 películas en competición y otras 240 en diversas secciones, se abre hoy con la última producción del alemán Wim Wenders, «The million dollar hotel».

En su 50 cumpleaños, la Berlinale estrenará emplazamiento en la Potsdamer Platz, el corazón del «nuevo Berlín», y aglutinará en su sección a concurso una selecta representación de galardonados con los «Osos» del festival en ediciones recientes.

Milos Forman, que se llevó el oro del Festival en 1997 con la biografía de «Larry Flynt», tratará de repetir suerte con «Mon on the Moon», basada en la vida del cómico Andy Kaufmann, con la misma estrella que le dio suerte hace tres años, Courtney Love.

Anthony Minghella, que en esa misma edición presentó su «Paciente inglés, concurre ahora con «The talented Mr. Ripley», interpretado por los «talentosos» Matt Damon y Gwyneth Paltrow.

Danny Boyle concursa con «The Beach», con el poderoso reclamo de Leonardo di Caprio jugando a «Robinson» vocacional en busca de la utopía.

Hasta el 20 de febrero, estos cuatro filmes estadounidenses se alternarán con otras tres películas «compatriotas» cargadas de nombres poderosos, «Any Given Sunday», de Oliver Stone y con Al Pacino, «Magnolia» de Paul Thomas Anderson, con Tom Cruise, y «The Hurricane», de Norman Jewison, con Denzel Washington.

La respuesta europea al potente cine norteamericano estará comandada por dos alemanes «internacionales», Wenders y Volker Schloendorff, más el también germano Rudolf Thome, tres filmes franceses, uno británico, otro italiano y el español «El Mar», de Agustín Villaronga.

La única producción hispana a competición está rodada en idioma catalán, se basa en la novela del escritor Blai Bonet y discurre en la isla de Mallorca, durante la guerra civil española. El filme finalizó con el tiempo justo para ser proyectado en la Berlinale, ya que el jurado la vio en la última fase de producción, cuando no había pulido todavía el montaje.

Otras representantes del cine europeo occidental son las francesas «Love Me», de la joven realizadora Laetitia Masson; «La Chambre des Magiciennes», de Claude Miller, y «Gouttes d»Eau sur pierres brulantes», de Francois Ozon, así como la italiana «Prime Luci dell Alba», de Lucio Gaudino.

Tras años de presencia discreta, los anfitriones alemanes acuden ahora por todo lo alto, ya que al filme de Wenders, con Mel Gibson y Milla Jovovich, le seguirá «Die Stille nach dem Schuss» del otro «universal» del cine alemán actual, Schloendorff, más «Paradiso», del aún por descubrir Thome.

Completa la respuesta de Europa occidental «Signs and wonders», del británico Jonathan Nossiter, con Charlotte Rampling, mientras que al cine del este se le adjudica la rusa «Russkij Bunt», de Aleksandr Proschkin, en formato épico y con una revuelta de campesinos contra el zar como telón de fondo. Las «otras» cinematografías europeas estarán representadas por la serbia «Nebeska Udica», de Ljubisa Samardzic, y la turca «Mayis Sikintisi», de Nuri B. Ceylan.

La Berlinale no sería fiel a sí misma si no incluyese en su sección oficial al cine asiático, que en esta ocasión tendrá el apoyo de la presidenta del jurado, la actriz china Gong Li.

Dos películas japonesas, «You Shi Tiaowu», de Stanley Kwan, y «Dokuritsu», de Akira Ogata, y la china «Wo De Fu Qin Mu Qin», de Zhang Yimou, pugnarán por los «Osos».

La sección a concurso se complementará con cinco películas de exhibición, más tres homenajes a invitados de honor: la francesa Jeanne Moureau y la propia Gong Li, además de Robert de Niro.

Entre las películas fuera de concurso, hay tres producciones estadounidenses, una británica y la única representante del cine latinoamericano, «Bossa Nova», del brasileño Bruno Barreto, que cerrará la Berlinale, el 20 de febrero.

Por parte estadounidense, estarán «Three Kings», de David O. Russell, con George Clooney interpretando a un soldado en la Guerra del Golfo, junto a «American Psycho», de Mary Harron, y «The Filth and the Fury», de Julien Temple, un filme que rinde culto a los Sex Pistols.

Finalmente, Kenneth Branagh presenta «Love»s Labour»s Lost».

Cincuenta años de la Berlinale, un certamen con una historia agitada

La Berlinale celebra este año su quincuagésimo aniversario mirando hacia una historia agitada. El Oso de Oro, el premio principal del Festival Internacional de Cine de Berlín, hace tiempo que tiene la misma importancia que el León de Oro de Venecia o la Palma de Oro de Cannes.

En esta edición, con el traslado a la Potsdamer Platz, comienza una nueva era para el festival, pero los viejos tiempos siguen teniendo su encanto. Desde la primera Berlinale, celebrada en junio de 1951, estrellas del cine de todo el mundo se dieron cita en Berlín.

Las rivales italianas Sophia Loren y Gina Lollobrigida, por ejemplo, se dejaron fotografiar juntas por única vez en la edición de 1954. Gary Cooper se manifestó en 1953 en contra de la persecución a los comunistas encabezada por el senador estadounidense McCarthy, mientras Jayne Mansfield causó sensación en 1961 con sus generosos escotes.

En un principio, el festival estaba pensado como esparcimiento para los berlineses afectados por la guerra y el bloqueo. Pero la política pronto alcanzó a la ciudad. El certamen, organizado en gran parte con ayuda de los aliados americanos, debía ser en un principio un «escaparate importante del cine occidental con respecto al Este».

Más tarde, se convirtió en importante lugar de encuentro de cineastas de Oriente y Occidente. Incluso cuando el Muro ya dividía a las dos partes de la ciudad, en 1963 algunas de las cintas en competición eran emitidas a los hogares de los berlineses orientales por televisión.

El conflicto este-oeste llevó a algunos escándalos en los tiempos de la Guerra Fría. En 1970, el director alemán Michael Verhoeven causó alboroto con su parábola sobre Vietnam «o.k.». El jurado, presidido por el cineasta estadounidense George Stevens, discutió terriblemente acerca de si la película era o no antiamericana. La competencia se suspendió y no se entregaron premios.

Para mostrar filmes «difíciles, voluminosos y alternativos» se creó un año después el Foro del Cine Joven, que transcurre de forma paralela al concurso oficial y que hasta hoy es dirigido por Ulrich Gregor.

En 1974 se mostró la primera cinta soviética, «Contigo o sin tí», de Rodion Najapetov. Un año después, también participo la ex RDA y envió «Jakob, el mentiroso», de Frank Beyer, a la competencia.

En 1976, la policía se incautó de la película japonesa «El imperio de los sentidos» por sospechar que se trataba de pornografía. En 1978, la Berlinale pasó a febrero, sobre todo por la competencia de los festivales de Venecia en agosto/setiembre y Cannes en mayo. El corazón del festival siguió siendo el Zoo-Palast junto a la avenida Kurfuerstendamm. En 1979 los estados socialistas abandonaron el festival por la participación de la película estadounidense sobre la guerra de Vietnam «El francotirador» con Robert de Niro. En 1988 la presidenta del jurado Gina Lollobrigida intentó en vano impedir que se distinguiera la cinta sobre la agrupación terrorista Fracción del Ejército Rojo, «Stammheim», de Reinhard Hauff, a la que consideró un «filme despreciable».

Muchos aportes a la Berlinale escribieron historia del cine. Entre ellos, las obras «El salario del miedo», de Henri Georges Clouzot, «La ansiedad de Veronika Voss», de Rainer Werner Fassbinder, «Alphaville», de Jean-Luc Godard, «Fresas salvajes», de Ingmar Bergman, y «Sorgo rojo», de Zhang Yimou, todas distinguidas con el Oso de Oro.

En los «90, el director del festival Moritz de Hadeln tuvo que soportar bastantes críticas debido a la creciente participación de películas de Hollywood. Pero él se justifica. «Hay que ver de manera pragmática lo que el público quiere». Además, aclara, la Berlinale, como siempre, también puede darse el lujo de mostrar a actores y directores desconocidos y películas difíciles.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora