¿Y la plata dónde está…?



El fútbol uruguayo vive un momento de conmoción al conocerse que los jugadores de Defensor Spórting aceptaron un incentivo de 9.000 dólares para buscar un resultado positivo frente a Nacional, actual campeón de Liga, y beneficiar a Peñarol, el otro “grande” local.

El monto, sin embargo, no llegó a manos de los integrantes del plantel de Defensor, que logró empatar (3-3) ante Nacional en la penúltima fecha, porque el jugador encargado del cobro decidió aumentar la suma concurriendo a un casino, donde perdió todo el dinero jugando a la ruleta, según un informe de prensa local.

El arquero de Defensor, Fernando Baleato, de dilatada trayectoria, reconoció que al plantel se le ofreció ese incentivo y aseguró que “si es para ganar”, no le parecía “mal” recibir dinero.

Eduardo Acevedo, vicepresidente de Defensor, afirmó que los directivos desconocían el caso hasta que tomó estado público y anunció el inicio de una investigación interna debido a que el caso “daña la imagen” de la institución.

Por otra parte, el delegado del Peñarol, Carlos Domínguez, rechazó que su club esté involucrado en el caso.

El ministro del Deporte y Juventud, Jaime Trobo, en tanto, destacó su “sorpresa y desagrado” por la situación, “que no se ajusta al espíritu y la práctica deportiva”.

A pesar de que el incentivo económico no está penado por la justicia “es una acción y actitud reprobable”, agregó el ministro.

Una ley uruguaya aprobada en 1980 castiga el denominado “pacto antideportivo” por el cual se entiende entregar o facilitar la entrega de dinero para que un deportista o institución rinda menos de sus posibilidades, pero el incentivo económico para mejorar el rendimiento no está penado.

Tras el empate entre Defensor y Nacional, Peñarol conservó sus chances de lograr el campeonato en la última jornada, donde enfrentó a su archirrival, pero perdió 2-0 y el título fue, finalmente, de Nacional.

(ANSA/Reuters)


Comentarios


¿Y la plata dónde está...?