¿Y las otras 15 capillas?

La brutalidad y la sapiencia del turismo en Roma.



ROMA (DPA) – “¿Y Moisés posó en persona para la estatua de Miguel Angel?” La pregunta deja helado hasta a un guía turístico tan curtido como Marco Colzi. Casi sin darle tiempo a contestar, el visitante hace otra foto de la obra en la basílica de “San Pietro in Vincoli” en Roma y regresa a su país. Aunque el desconocimiento de algunos turistas aún le resulta sorprendente, Colzi tiene tras 15 años de experiencia laboral en la Asociación Nacional de Guías Turísticos de Italia una larga lista personal de preguntas y comentarios increíbles.

Entre los más cultos, Colzi incluye a franceses y alemanes, mientras que la medalla de oro de apreciaciones absurdas se la llevan los australianos. “Con excepción de los europeos, en realidad todos los turistas llegan sin ninguna preparación”, asegura el guía. Y eso se debe sobre todo a que la mayoría de los “trotamundos” del otro lado del Atlántico y de Asia permanecen como mucho 48 horas en Roma. Por eso, confunden todos los datos y hechos, buscan en la ciudad eterna el sepulcro de Jesús y a la salida de la Capilla Sixtina (que suena en inglés como sixteen, “dieciséis”) se preguntan decepcionados dónde están las otras 15.

El experto recuerda indignado sin embargo sobre todo un comentario de un latinoamericano, que estando en Roma se despidió así del guía y de sus amigos:

“Ya vi la Basílica de San Pedro. Así que me voy a ver rápido la torre inclinada de Pisa y me encuentro con ustedes más tarde”. “Ese hombre llegó al colmo. Tanto desconocimiento es casi un delito”, se queja Colzi ofendido. Mientras que los australianos, los estadounidenses y los latinoamericanos se llevan la palma en cuando a la ignorancia, los europeos suelen ser más cultos que la media. Sobre todo franceses y alemanes, que según Colzi “están tradicionalmente más interesados en la cultura” y se quedan en la ciudad una media de cuatro días, el tiempo suficiente para distinguir a Miguel Angel de Mussolini, el Coliseo del Capitolio y el Románico del Romanticismo.

Pero aunque a veces lo saquen de sus casillas, Colzi y sus colegas deben reconocer que los turistas son para la ciudad eterna con mucho la principal fuente de ingresos. Tan sólo en agosto de este año hubo más de un millón de turistas en los hoteles. Casi la mitad procedían de Europa, 200.000 de Estados Unidos y 100.000 de Lejano Oriente.


Comentarios


¿Y las otras 15 capillas?