Y siguen sin arreglarlo



#

ROCA (AR).- La calle Buenos Aires esconde en su tramo entre Tucumán y 9 de Julio una verdadera trampa para motociclistas y conductores desprevenidos: un pozo de medianas dimensiones, pero de una importante profundidad, imposible de advertirse a simple vista, ya que siempre se encuentra desbordado de agua. El "cráter", ubicado exactamente en medio de la calle, fue tapado y abierto innumerables veces por el municipio y el personal de Aguas Rionegrinas respectivamente, en función de una cañería rota. Lo cierto es que la presunta rotura nunca se reparó adecuadamente, ya que es posible ver agua fluyendo de este sitio constantemente.


Comentarios


Y siguen sin arreglarlo