Ya no están enfermos, pero la ART no los deja volver al aula

Unter reclamará a Educación por trabas con la readecuación de tareas.

ROCA (AR).- “Estamos con readecuación de tareas eterna... Los médicos nos dan el alta, pero la ART no y esto nos impide todo. Trabajar, ascender, capacitarte”. La protesta corresponde a docentes de escuelas públicas de Roca, que están reclamando que la ART Horizonte “reabra” sus casos por enfermedad profesional y los habilite para retornar a su tarea habitual. Desde la Unter se prevé hacer una presentación ante el Ministerio de Educación para que intervenga ante la aseguradora, porque “sabemos de muchos casos similares”. Precisamente, a raíz del reclamo que formalizó un grupo de maestros afectados por “enfermedades profesionales”, desde el sindicato se pondrá en marcha un relevamiento provincial para tener un detalle completo de los afectados. “Son rehenes de la ART, es contradictorio, porque el docente presenta el alta que le brinda el médico, pero ellos no dan el alta laboral”, consideraron Juan Carlos Carreño y Ana María Acuña, secretario gremial y de organización y secretaria de Salud en la Escuela de Unter, respectivamente. Isabel Almuna es docente en Roca. Tiene más de 22 años de labor en las aulas, pero desde el 2010 a causa de un problema en la voz, se encuentra trabajando en la biblioteca de la Escuela 317. La maestra debió realizar un tratamiento por presentar un “esbozo nodular”. “Ya no tengo nada, pero no me dejan volver. Presenté los certificados de dos especialistas, los estudios que comprueban lo que digo, pero la ART no me quiere dar el alta y no puedo volver al aula. Esto es terrible para mí como docente, porque no puedo capacitarme, no puedo concursar ni tomar otro cargo y yo lo necesito, denunció Almuna. “Ya hice varias presentaciones en Comisión Médica de Neuquén, no pasó nada, y ahora llevé mi caso a la Comisión Médica central (en Buenos Aires) porque acá se niegan a reabrir mi caso. Es insólito”, agregó. Graciela es maestra jardinera roquense, tiene 36 años y desde el 2009 por una disfonía -considerada enfermedad profesional- tuvo que hacer una readecuación de tarea. Se desempeña en el Jardín 12. “Lo mío era muy leve, hice un tratamiento y ya tengo las cuerdas vocales sanas. Me dieron un alta parcial, pero de ahí quedé estancada. Me cansé de mandar notas a la ART pero ellos me dicen que no puedo volver a ser maestra de sala. No puedo titularizar ni tomar cargos. Presenté los certificados médicos en 2010 pero ellos dicen que no van a recalificar mi situación”, describió. Este medio intentó contactarse con responsables de la ART Horizonte, pero no fue posible. En la oficina en Roca, se excusaron de brindar explicaciones, porque “todo lo manejan en Viedma”, expresaron ante la consulta.


Comentarios


Ya no están enfermos, pero la ART no los deja volver al aula