Ya sin fueros, Gagliardi encuentra a los “ñoquis”

El ex vicegobernador y ex senador amplió indagatoria sobre la causa.



VIEDMA (AV)- El ex vicegobernador, Edgardo Gagliardi, amplió la indagatoria en la vieja causa de los ñoquis.

Después de años de ampararse en lo fueros -primero como vicegobernador de la provincia y hasta el 10 de diciembre del año pasado como senador nacional- Gagliardi volvió anteayer a la Justicia por esta investigación iniciada en el `95.

Ahora el juez penal Jorge Bustamante tiene 10 días para resolver si sobresee, dicta la falta de mérito o procesa al ex presidente de la Legislatura de Río Negro, cargo que desempeñó mientras ejerció la vicegobernación de la provincia luego de ser intendente de Bariloche y antes de ser elegido senador nacional.

Este expediente incluye dos causas del mismo tema, una iniciada en Bariloche en la que Gagliardi y otra en Viedma sobre la difusión de un panfleto en el `95 titulado “Restaurant la Papa” en el que se mencionaba una cantidad de personas que cobraban sueldo en la Legislatura provincial pero que no cumplían ninguna función.

A principios de julio del año pasado el ex senador concurrió a Tribunales y declaró en explicativas y a fines de agosto la fiscal de la causa Adriana Zaratiegui pidió el procesamiento de Gagliardi por el delito de “defraudación a la administración pública”, fundado en el análisis de las pruebas reunidas a lo largo de más de seis años de investigación.

La fiscal solicitó además una ampliación de la indagatoria del ex vicegobernador rionegrino y ex senador de la Nación.

En ese momento Gagliardi aún era senador nacional. Fue citado para noviembre del año pasado pero no concurrió a la audiencia sino que reclamó una postergación que fue fijada para diciembre y luego para febrero que se concretó anteayer.

Como en el resto de las audiencias Gagliardi estuvo acompañado por su abogado el ex juez integrante del STJ Jorge Luis García Osella.

Si bien no trascendieron los términos de la ampliación de la indagatoria ofrecida por el ex senador cabe recordar que Zaratiegui consideró en su pedido que los hechos por los que fue indagado el imputado y que se encuentran pendientes de resolución “son suficientes como para dictar su procesamiento”. En este marco mencionó la denuncia de Silvia Pereyra, quien manifestó que fue nombrada en la Legislatura por el entonces vicegobernador, sin que desempeñara tarea alguna para ese Poder y que Gagliardi retenía una parte de su salario.

Zaratiegui sostuvo que estos dichos fueron corroborados por los informes y la documental remitida por la misma Legislatura.

En base a la documentación existente, el ex senador habría cobrado parte de ese sueldo 33 veces.

En el análisis de otras pruebas la fiscal puntualizó que la función que cumplió la mujer en algunos períodos fue llenar bolsas de alimentos para los afiliados de la UCR y destacó lo señalado por un testigo quien refirió haber recibido un mensaje del ex vicegobernador dirigido a Pereyra en el que se le advirtió “que se deje de joder porque el flaco la va a hacer mierda”.

Las declaraciones ofrecidas por Gagliardi hasta el año pasado fueron interpretadas por la fiscal como una maniobra dispuesta a cubrirse de las imputaciones penales.

Declaraciones que sin embargo nunca lograron aclarar el carácter de las autorizaciones que firmaron las supuestas empleadas para que él pudiera cobrar sus sueldos.


Comentarios


Ya sin fueros, Gagliardi encuentra a los "ñoquis"