Yacopino pidió perdón por la muerte de Belén Mariuán

Comenzó ayer en Roca el juicio por el trágico accidente

ROCA (AR).- Comenzó el juicio oral y público por el accidente que le costó la vida a la joven roquense Belén Mariuán (21) y hoy, tras la lectura de la imputación, podría declarar el único acusado por el trágico hecho, Pablo Yacopino (25). Ayer, al cerrarse la primera audiencia del debate, el conductor del Chevrolet 400 que atropelló a la estudiante y a dos de sus amigas aprovechó el momento en que el público fue retirado de la sala para pedir por primera vez perdón a los padres de la estudiante. El papá de Belén, Rodolfo Romero, no pronunció palabra. La mamá, Zulma Mariuán, se alejó llorando junto a su marido, que fue el único que recriminó a viva voz a Yacopino lo ocurrido en la trágica madrugada del 5 de febrero de 2006. “¿Recién ahora, que pasaron cuatro años, quiere pedir perdón?”, reaccionó Mónica, una de las tías de la víctima. Belén Mariuán estudiaba Servicio Social en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Varios de sus compañeros y amigos estuvieron ayer en el juicio junto con los familiares. La noche del accidente la chica caminaba por la vereda de calle Tucumán (una de las arterias centrales de Roca) entre La Pampa y Chacabuco. Volvía de un boliche junto a sus amigas María Vilches (entonces de 19 años) y Liliana Lara (22). Las tres fueron embestidas por la espalda por el auto de Yacopino, quien según las pericias circulaba alcoholizado y a “más de 90 kilómetros por hora”. Belén murió en el acto al ser aplastada contra un portón. Sus amigas resultaron heridas, una de ellas de gravedad. Tras el choque reinó la confusión. Por algunas horas estuvo en duda quién iba al volante del macizo rodado debido a que Yacopino acusó a su acompañante, Vicente Gaitán, de ser el conductor. Testimonios y pericias demostraron después que esa versión era falsa y la imputación cayó íntegramente sobre el actual acusado. Ayer Yacopino permaneció cabizbajo y visiblemente nervioso en el juicio, observado por más de 15 personas que habían llegado a los tribunales roquenses para reclamar una condena ejemplar contra el joven. Los abogados querellantes Oscar Pineda (por Mariuán) y Patricia Espeche (por Romero) están dispuestos a pedir una condena superior a tres años, es decir, de cumplimiento efectivo, por el delito de “homicidio culposo agravado en concurso ideal con lesiones graves y leves”. La defensa, por su parte, buscará alivianar la carga que pesa sobre el imputado. “Voy a pedir y argumentar que no corresponde una pena de tal calibre, fundamentalmente porque es innecesaria. Hoy en día Yacopino está destrozado; lo está desde que pasó este desgraciado hecho. Del expediente surge que sería culpable del accidente, pero en el juicio esperamos que salga a la luz cuál era su situación en ese momento: estaba alcoholizado, desgraciadamente, sin poder comprender lo que estaba haciendo”, argumentó el abogado Jorge Crespo. En total son una decena los testigos citados para el juicio, que seguirá toda esta semana y parte de la próxima. Hoy se prevé que el juez Oscar Gatti defina, antes de avanzar, si admite un planteo de la defensa que pretendió neutralizar por un supuesto defecto procesal la intervención de los abogados querellantes en el debate.

El conductor que atropelló a la estudiante de Roca y a sus dos amigas podría declarar hoy ante el juez Gatti.


Comentarios


Yacopino pidió perdón por la muerte de Belén Mariuán