“Yo gané”, dijeron los dos y volvieron a atacarse

Macri y Scioli continuaron con sus disputas tras el debate. “Quiere una devaluación brusca”, lo acusó el candidato del FpV. “No puede darle gobernabilidad al país”, sostuvo el líder del Pro.

1
#

Scioli, satisfecho por “instalar una conciencia sobre el ajuste”, aunque Kicillof no lo ayudó.

2
#

Macri acusó a Scioli de recurrir a un planteo “cínico, tramposo y autoritario”.

#ArgentinaDebate

Daniel Scioli y Mauricio Macri se mostraron ayer ganadores a pocas horas de realizado el debate –en el que ninguno sacó una clara diferencia– y volvieron a enredarse en duros cruces, de cara al crucial balotaje del domingo.

Scioli, candidato presidencial del FpV, dijo que el debate del domingo fue “clarificador con la cuestión de fondo” respecto a que Macri quiere “el ajuste, una devaluación brusca y la quita de subsidios”, y aseguró que “mucha gente va a repensar su voto”.

En tanto, Macri, candidato de Cambiemos, advirtió que su adversario “no tiene capacidad de darle gobernabilidad a la Argentina”, al remarcar que integra un gobierno al que “ya nadie le cree más, porque son muchos años de mentir”.

En medio de los cruces, un nuevo gesto desde el kirchnerismo volvió a dañar la estrategia de campaña que trata de sostener Scioli. Kicillof apareció ayer en una foto sonriente y saludando a Christine Lagarde (ver abajo). Se trata de la titular del FMI, el organismo de crédito internacional al que el bonaerense asoció con Macri y “sus recetas del ajuste con el que nos devolverán al pasado”. Así lo expresó en el debate.

Scioli fue el más apremiado en la puesta del domingo. El mano a mano con Macri era “su oportunidad” para intentar recuperar la punta, ya que todas las encuestas difundidas lo ubican entre 4 y 12 puntos por debajo del líder del Pro. Un daño fuerte en la discusión, le hubiera posibilitado quebrar el clima triunfalista que envuelve al expresidente de Boca desde que accedió al balotaje, tras el sorprendente resultado de la primera vuelta.

Luego de señalar que el intercambio de propuestas del domingo fue “clarificador” respecto de las “intenciones de Macri de hacer una devaluación brusca y los efectos negativos que eso provoca”, Scioli dijo “no tener dudas” de que el postulante de Cambiemos quiere “tapar” y “disfrazar” el “ajuste, la devaluación y la quita de subsidios”.

En ese sentido, afirmó que siente “satisfacción” por “haber logrado instalar una conciencia del ajuste y la devaluación”, y se esperanzó con que “mucha gente repiense su voto”.

Por eso dijo inclinarse por “un Estado presente” para no “volver a la Argentina del ajuste, que priorice pagar afuera en lugar de invertir adentro”.

En relación con la dinámica del debate, lo calificó de “intenso, con distintos tonos” y, tras admitir que faltó tiempo para profundizar sobre algunas cuestiones, destacó que “lo sustancial se fue desarrollando”.

Por su parte, Macri sostuvo que su adversario aplica en la campaña un “planteo cínico, tramposo, conservador y autoritario”, y calificó de “muy disparatada” la acusación de Scioli respecto a un ajuste económico y una devaluación en caso de que llegue a la Casa Rosada.

“Ellos no tienen capacidad de darle gobernabilidad a la Argentina. Ya nadie les cree más, son muchos años de mentir y, además, este gobierno nos enfrentó”, puntualizó.

Por eso cuestionó que Scioli lo “describa” como “ajustador”, al remarcar: “He dicho desde el primer día que hay que lograr expandir la economía. Vamos a cuidar el trabajo que tenemos y sentarnos con cada sector para ver de hacer un plan estratégico de crecimiento”, completó.

“Los que tienen miedo son ellos, ahora sí están asustados, porque abusaron tanto del poder”, concluyó.

La mayoría de los analistas coincidió en que no hubo un claro ganador en el debate, aunque se lo vio más cómodo y distendido a Macri, frente a un Scioli tensionado que sólo hacia el final pudo reconquistar cierta calma.

Incluso el beso apasionado de Macri a su esposa, Juliana Awada, mostró una soltura que el oficialista no pudo equiparar junto a su pareja, Karina Rabollini.

“Macri tuvo un desempeño mejor, pero quizás Scioli fue más efectivo con lo que perseguía”, evaluó el intelectual Alejandro Katz.

El director de la consultora Ibarómetro, Ignacio Ramírez, apuntó que Macri buscó “diluir la frontera ideológica”. El líder del Pro “impulsa un desclasamiento hacia el centro”. “En el debate no introdujo una sola pastilla discursiva que pueda ser encuadrada en un discurso neoliberal de derecha”, señaló el analista .

“Scioli trató de alumbrar las inconsistencias y contradicciones de esos planteos y habrá que ver cuál tuvo mayor pregnancia”, concluyó Ramírez. (DyN y DPA)


Comentarios


“Yo gané”, dijeron los dos y volvieron a atacarse