“Yo no pedí que me pasara eso”



Hace aproximadamente tres años, mientras dormía en mi casa (lugar que se supone es nuestro refugio o al menos debería serlo), entraron a mi lugar tres individuos, lamentablemente, y lo digo así porque en medio del robo me desperté. Esas personas, si se las puede llamar así, al no encontrar el dinero que buscaban arrasaron con muchas cosas pero, claro, para tratar de hacerme hablar me torturaron hasta hartarse, cosas que no viene al caso recordar por preservar a mi hija y, obviamente, a mí misma. Esa misma noche dejé mi casa y me fui a la de la persona que siempre estuvo cuando lo necesitamos, el padre de mi hija. No hice la denuncia porque estaba aterrada y amenazada con que iban a hacérselo pagar a mi hija. No me quise arriesgar. Conseguí un departamento donde vivimos dos años hasta que hace tres o cuatro meses alguien logró entrar al edificio y fui atacada; como todos sabrán por los diarios y la radio, fui apuñalada. Me tomo un pequeño tiempo para agradecer a los vecinos que cuando pedía ayuda a los gritos ¿saben cuántos salieron a socorrerme? Ninguno. Luego de todo eso tuve que aguantar que el dueño del edificio le pidiera a mi familia que por favor me sacara de ahí, porque los buenos vecinos tenían miedo de que estuviera en ese lugar. Yo no pedí que me pasara eso y me parece que no merecía el trato de este señor. Además, se tomó el trabajo de decirle a todo el mundo que me la pasaba empastillada... obvio, pero pastillas recetadas por una psiquiatra calificada porque, claro, después de todo esto estoy con apoyo profesional. Es fácil ver la paja en el ojo ajeno. Según tengo entendido, a su hija también la asaltaron pero gracias a Dios no pasó a mayores. Por eso, a los vecinos y al dueño, les agradezco su solidaridad. Miriam Alejandra Orrego DNI 22.783.966 Allen

Miriam Alejandra Orrego DNI 22.783.966 Allen


Comentarios


“Yo no pedí que me pasara eso”