“Yrigoyen no era Blumberg”



En la edición del 20 de corriente, en la sección “Debates”, el señor Carlos Torrengo escribió: “Yrigoyen no era abogado –mintió–, sólo rindió unas pocas materias”. En realidad esto de si era o no abogado es una vieja discusión entre radicales y los que no lo son. Me remito a lo investigado por Manuel Gálvez en su obra “Hipólito Yrigoyen, el hombre del misterio”. Dice el autor –que de radical no tenía nada, según confesó en el prólogo– que estuvo seis años recopilando datos que luego plasmó en su libro. Una de las investigaciones la realizó en la Facultad de Derecho. En los registros de la misma están asentadas una a una las materias que rindió Yrigoyen, salvo la última (o dos últimas), ya que la hoja del registro donde estaban asentadas había sido arrancada, no estaba. Teóricamente con esto se probaba que Hipólito Yrigoyen había terminado su carrera y era abogado. Pero Gálvez hace una interesante y valiosa reflexión cuando dice que, conociendo las virtudes éticas y personales de Yrigoyen, jamás hubiera aceptado que lo llamaran “doctor” si no lo era. Valiosa declaración, sobre todo viniendo de un adversario político. En suma, señor Torrengo: Yrigoyen no era Blumberg. Tal vez en una próxima nota podré enterarme de por qué asegura usted con tanto énfasis que era un mentiroso. Le aseguro que a mí no me convenció. Oscar L. Prada, DNI 4.268.486 Senillosa

Oscar Lucio Prada DNI 4.268.486 Senillosa


Comentarios


“Yrigoyen no era Blumberg”