Zalazar se fue pidiendo perdón



NEUQUEN (AN)- “Quiero pedir perdón y disculpas a la familia de Carlos Fuentealba por esta terrible desgracia, producto del homicidio del que fue objeto por parte de un policía de esta querida institución que me tocó comandar”. Con estas palabras se despidió del cargo el ex jefe de la Policía, Carlos Zalazar.

A renglón seguido afirmó: “los policías no somos asesinos. La Policía de Neuquén no es asesina de su pueblo. Si un policía cometió un error no hay que endilgárselo a todos los agentes”.

“Con ese razonamiento -agregó alzando la voz- todos los curas serían violadores porque uno de ellos violó a un chico alguna vez, y también algún docente en algún recóndito lugar de la provincia”.

El jefe saliente pidió “a los integrantes de mi Policía que mantengan la frente bien alta y las ideas intactas” y agradeció al gobernador Sobisch “por la oportunidad de permitirme conducir esta institución, como así de retirarme de ella debido a estos momentos vividos”.

En el final de su discurso, afirmó que “me voy con la frente bien alta a pesar de estas tristes circunstancias” y les trasmitió un mensaje a los demás efectivos: “no permitan que estos momentos difíciles los hagan caer y mantengan siempre la integridad porque la institución debe prevalecer ante cualquier circunstancia”.

Se despidió con un sonoro “buenos días”. La tropa formada en el playón titubeó, sin saber qué hacer. Los aplausos de los civiles presentes disimularon la falta de respuesta al saludo.


Comentarios


Zalazar se fue pidiendo perdón