Zúñiga dijo que el fallo fue absurdo, político y mediático

El dirigente gastronómico denunció una persecución política y sindical y anticipó que apelará hasta la Corte Suprema de Justicia y tribunales internacionales.



1
#

2
#

Ovidio Zúñiga ofreció una conferencia de prensa en Bariloche a dos días de su condena. Fotos: Chino Leiva

CAUSA ARBOS

Ovidio Zúñiga sostuvo este miércoles que el Tribunal Oral Federal de Roca se dejó influenciar por la presión política ejercida por el PJ y la mediática liderada por el diario “Río Negro” al emitir la sentencia que lo condenó a cuatro años de prisión e inhabilitación para ejercer cargos público y el pago de una multa de 45 mil pesos por la estafa al Estado Nacional en el marco de la causa Arbos.

El dirigente Uthgra Bariloche fue condenado junto a sus pares sindicales Walter Cortés (Comercio) y Víctor Carcar (Uocra) y el exintendente Omar Goye por los jueces Armando Márquez, Orlando Coscia y Eugenio Krom.

Los camaristas remitieron la causa nuevamente al fiscal Federal de Bariloche para que investigue si los funcionarios de la Administración de Proyectos Especiales (APE) del Ministerio de Salud de Nación que otorgaron los subsidios de 1,8 millón de pesos-dólares y su rendición posterior tuvieron algún tipo de participación en la estafa.

“Ahora los jueces no dicen que estafamos a APE, dicen que fuimos socios” enfatizó ofuscado el sindicalista que fustigó a la justicia federal porque “14 años después empiezan a darse cuenta que pudo haber una connivencia”, dijo.

En tal sentido reclamó que la nueva investigación ahonde en los 30 millones de pesos-dólares otorgados por el APE a la anterior conducción del policlínico, integrada por el bancario Fernando Vargas y el médico Luis Martínez, que dejó un pasivo de 14 millones de pesos-dólares.

“Quiero ver si el fiscal Bagur Creta lo cita a Bariloche a (José Luis) Lingieri que estaba a cargo del APE en 1992 y en la época de los subsidios, y si le pide que explique los 35 millones que le dio al Arbos y porque se fundió” requirió Zúñiga antes de recordar que histórico Secretario General de Obras Sanitarias metropolitanas, “es amigo de Cristinta” Fernandez, presidenta de la Nación.

“No sabemos por qué fuimos juzgados” insistió Zúñiga. que volvió a rechazar la condena. La pena de prisión impuesta a los cuatro condenados es de cumplimiento efectivo pero no será aplicable hasta que quede firme la sentencia y Zúñiga reiteró su decisión de apelar en casación, recurrir en queja a la Corte Suprema de Justicia y llegar hasta los estrados internacionales por la persecución política y sindical ejercida contra su persona.

Zúñiga criticó la supuesta persecución ejercida por este diario en la sucesivas publicaciones realizadas desde 2002 sobre el desvío de los subsidios de Nación y la crisis financiera del Arbos que concluyó con la quiebra, atribuyendo un fuerte grado de incidencia a las denuncias mediáticas en la sustanciación de la investigación federal.

Pero fue más duro al referirse a la presión ejercida por el kirchnerismo para castigarlo por su postura opositora. Zúñiga aseguró a este diario que cada vez que se postuló a un cargo electivo, político o gremial blandieron el fantasma de la causa Arbos para intentar alinearlo y que lo mismo hicieron con Goye para exigirle la renuncia a la intendencia.

“Cuando el senador Miguel Pichetto y el gobernador de la provincia se reunieron con Goye en el aeropuerto le aconsejaron renunciar y le dijeron que la presidenta estaba informada de los detalles de la causa Arbos” denunció.

En tal sentido deslizó a este diario que la causa Arbos que tal vez no se hubiera llegado a juicio si el exintendente hubiera accedido al pedido de renuncia.

“Esta es una sentencia absurda y es la demostración clara que cuando entra la política por la puerta de los tribunales la justicia se va por la ventana” enfatizó.

“El tribunal no sabe qué traje ponerle a la cuestión jurídica porque los embarcaron en una cuestión política. Ni Canal 9 emitió un segundo programa sobre el tema. El diario -Río Negro- y la Justicia quedaron entrampados en una interna del Partido Justicialista, cuando yo era diputado de la Nación” resumió.

También sostuvo que la situación de Madrazo demuestra la intencionalidad detrás de la causa. Consideró que “ni la Cámara Federal ni el juez Moldes quieren que Madrazo hable” porque su testimonio puede demostrar los errores de la investigación y la sentencia.

“Quien tenía que estar en el banquillo no estuvo” reflexionó el sindicalista que presume que Madrazo no será juzgado porque se debe constituir un nuevo tribunal antes del 28 de abril, fecha en la que prescribe el delito imputado al abogado que quedó fuera del primer turno de debate.

Zúñiga insistió en que el TOF actuó por presión y avanzó con el juicio en forma parcial cuando debió abrir el debate para evitar la prescripción y suspender la audiencia por diez días. “Ellos sabían que lo de (Gonzalo) Madrazo era pasajero” destacó.

DeBariloche


Comentarios


Zúñiga dijo que el fallo fue absurdo, político y mediático