A Verracos le salió todo redondo

Hicieron un torneo formidable y sus "actores" se ganaron la admiración general

Sólo le faltaba la frutilla al postre. Hasta las primeras horas del lunes, la satisfacción de los integrantes de la agrupación Verracos por haber presentado un torneo Argentino de veteranos de rugby perfecto, era el mayor orgullo. Pero había algo más. Impensado para unos y una ilusión para otros. Ser los mejores de esta 32ª edición no estaba en los planes de la mayoría, pero cuando se anunció que eran los ganadores del certamen, estalló la gran fiesta.

No era para menos el reconocimiento de la Asociación de Uniones Veteranas Argentinas de Rugby (AUVAR), que premiaba a un grupo de ex rugbiers que ofrecieron, trabajo y pasión para organizar el máximo evento de este deporte dedicado a los veteranos.

Hubo quince minutos de llantos, abrazos y alegría. El esfuerzo tenía su premio y todos lo disfrutaban. El resto de las delegaciones los acompañó con aplausos, vítores y el tradicional ¡dale campeón, dale campeón..!. que atronó en el recinto. Se lo tenían merecido.

En la parte deportiva, los ganadores absolutos fueron los tucumanos de Old Virgin. Ahí, inobjetables. Segundos quedaron los neuquinos de Bichos Canastos y que eran grandes candidatos a la victoria absoluta, donde se cuentan todos los ítems, porque se portaron bien e hicieron una interesante muestra en el show.

Pero tras las evaluaciones, prevaleció Verracos. Arrasó en la presentación del show, que consistió en una muestra que tocó el corazón de la familia de este deporte. La ovación del público premió la obra elegida. Sencilla, pero impactante. Y con un «actor» de lujo, como Gustavo Piergentili, quien le dio el toque de distinción a la noche de despedida del torneo.

Tras los festejos, cada integrante comenzó a disfrutar internamente ese éxito. Sabía que el esfuerzo de haberle restado horas de sueño, a la familia y aportando mucho trabajo, valió la pena. Después de todo, se habían divertido, jugado y compartido esta fiesta con su familia. Y ahora los premiaban con el máximo galardón. No es poco.

De algo ellos estaban seguros. Organizativamente el torneo había sido un éxito. Lo dijeron los otros. A pesar del temporal del sábado, el público acompañó hasta el cierre del encuentro, que mereció el calificativo de excelente por parte de los otros representativos.

Todo salió redondo y justificó celebrarlo con un almuerzo familiar, como pasó ayer.

Más distendidos, comenzaron a aflorar anécdotas y curiosidades que hubo durante el evento. Pero también orgullosos, porque más allá del objetivo que fue hacer este encuentro, el saldo es aún más beneficioso: dos nuevos quinchos, la refacción de otro y una serie de obras más que mejoran la fisonomía del Roca RC.

Ahora viene otro desafío. Seguir con las mismas ganas y los mismos sueños. A pesar de los años, que se disimulan en estas circunstancias. Seguramente vendrán más encuentros nacionales. Pero éste, el de los Verracos, quedará en el recuerdo eterno.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora