Aceptará la sanción “que venga”

Gentileza

Ariel Scime (hijo de Miguel) y Maglio serán parados.

Al día siguiente del escandaloso arbitraje que perjudicó a Belgrano y le allanó un triunfo inmerecido a Boca, el árbitro Carlos Maglio asumió ayer sus equivocaciones y no haber sido “justo”, al punto de admitir que va a “aguantar” la sanción “que venga”. Maglio sería parado por al menos una fecha dado que hace mucho tiempo que un árbitro no quedaba tan expuesto por su incidencia en el resultado de un partido. “Cuando uno priva de algo sancionable a un equipo, no es justo… A la gente qué le puedo decir, que me equivoqué, lo hice sin mala intención… Ahora me tengo que aguantar la que venga”, fueron las explicaciones de Maglio. El árbitro terminó el partido entre protestas de jugadores de Belgrano pero él, como si nada, reivindicó su actuación y en una nota radial se despachó: “No me voy a inmolar”. Al día siguiente las críticas volaron y hasta el gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, aseguró que “nunca” vio un arbitraje “tan polémico” y que “ni a propósito” un referí podía hacer lo que Maglio y sus colaboradores hicieron el miércoles. El director del Departamento de Arbitrajes a cargo de la instrucción, Miguel Scime, dijo que Maglio “no estuvo a la altura de la experiencia y el prestigio” y tuvo que reconocer las equivocaciones de su hijo Ariel, de pésima tarea.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora