“Actitud autoritaria y patoteril”

El lunes 18 de enero, siendo aproximadamente las 20, en esquina de Mendoza y Tucumán de General Roca fuimos testigos junto a mi esposo de uno de los tantos hechos indignantes que ocurren en nuestras calles producto del abuso de poder y seguramente de algún condimento más que tiene que ver con el equilibrio emocional. En dicha esquina se encontraba un chico vendiendo choclos –sí, choclos– sin ninguna duda para su subsistencia. Fue en ese momento cuando un inspector de la Municipalidad local lo abordó descortésmente, manifestándole que no podía vender allí sin la correspondiente habilitación. El chico le explicaba respetuosamente que no molestaba a nadie y que vendía porque lo mandaban, a lo que el “funcionario” continuaba con su agresividad de trato. Al ver que este chico era injustamente maltratado nos bajamos del auto y junto a otra persona que también se acercó le manifestamos que no era necesario tratarlo de esa forma ya que el chico estaba trabajando y no molestaba a nadie. Este inspector nos increpó duramente y hasta adoptó una actitud patoteril, diciéndole a mi esposo que no se metiera, en tono amenazante. Quisiera recordarle a este funcionario municipal, al que le han puesto la ropa de tal, que ser funcionario público significa ser un “servidor público”, y que el trato con la gente de nuestra ciudad debe ser respetuoso y cordial y no autoritario como el de este hombre, del que desconozco su nombre, pero que ya haremos saber por las redes sociales y cuanto medio de difusión sea posible. Nuestra indignación y la de otra gente que se acercó tiene que ver con esta actitud autoritaria y patoteril, que de ninguna manera debe ser la de un funcionario, y sobre todo ante un joven cuya falta era estar vendiendo choclos para su subsistencia y, como él lo mencionaba a cada rato, lo hacía porque lo mandaban. Hago público este hecho con la aspiración de que no vuelva a ocurrir, de que las autoridades corrijan actitudes para con los vecinos y que también se ponga en la balanza a la hora de actuar que este chico se estaba ganando la vida trabajando y no dedicado a tantas otras cosas que hoy ocurren y condenamos. No es mucho lo que pido a este “funcionario” y a todos, solo sentido común y respeto, la autoridad no se ejerce agrediendo. Anahí Belén Romero DNI 35.444.440 Roca

Anahí Belén Romero DNI 35.444.440 Roca


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora