“Impotencia e indignación”

Redacción

Por Redacción

Muchas veces nos asombramos por los reclamos que los distintos sectores de la sociedad le hacen al gobierno sin obtener respuesta alguna y nos sentimos confundidos sobre si esos reclamos son justos o simples demandas infundidas por cuestiones políticas. Pero cuando nos toca vivir o padecer personalmente situaciones difíciles que afectan la salud nos damos cuenta de que parte de esos reclamos, en este caso al ISSN, es real y nuestro pensamiento cambia. Soy suboficial mayor en situación de retiro y presidente interino del Centro de Suboficiales de la Policía del Neuquén. El 16 de marzo aproximadamente a las 2:30, por una descompensación en mi salud concurrí al CMIC porque verdaderamente me sentía mal y aboné mi consulta. Luego de examinarme me dijeron que podía ser un problema coronario y que era necesario que me internaran pero no contaban con camas, dado que la obra social estaba cortada. Por lo tanto me dijeron que me dirigiera al hospital Castro Rendón, donde tuve la suerte de ser asistido por la Dra. Graciela Lizarraga y el grupo de enfermeras, a las cuales les estoy muy agradecido por la atención y la buena predisposición que tienen en nuestros hospitales públicos. En ese momento pude reflexionar y sentí impotencia e intolerancia, porque el ISSN todos los meses me descuenta religiosamente de mi sueldo una suma importante destinada a la obra social para atender mi salud y la de mi familia y al asistir a un centro médico me encuentro con la obra social cortada… es insólito. Pregunto: ¿qué sucede si algún afiliado con un problema similar o peor que el que me tocó vivir no cuenta con esos 30 pesos? ¿No lo atienden, debe dejarse morir? La indignación es no saber el destino del dinero que mensualmente se nos descuenta del sueldo a todos los jubilados y activos de la provincia. Ahora entiendo los distintos reclamos que diariamente escucho por parte de nuestras pensionadas y retirados en cuanto a nuestra obra social, de aquellos que están enfermos y aún esperan la devolución del 20% de zona y de aquellos retirados con graves problemas económicos que esperan cobrar sus servicios de policía adicional. Ante esta situación que para mí no tiene explicación, como neuquino y más aún, como afiliado al Movimiento Popular Neuquino, siento vergüenza, impotencia e indignación. Aldo Paredes, DNI 13.657.595 – Neuquén


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora