Aumentaron a 8 años la condena por “el crimen del hincha”

El TSJ revocó la pena de tres años de prisión por homicidio en estado de emoción violenta que tenía el autor.

Archivo

NEUQUÉN (AN).- El Tribunal Superior de Justicia agravó la condena contra un joven que mató a su amigo porque lo cargaba con el resultado de un partido de fútbol. La Cámara Criminal Segunda le había aplicado 3 años de prisión por “homicidio en estado de emoción violenta”, pero en un fallo conocido ayer el TSJ cambió la figura a “homicidio simple”, que tiene una escala penal más alta, y condenó al autor a 8 años de cárcel. El imputado es Lucas Guerra (21), quien el 27 de enero de 2008 asesinó a puñaladas a Walter Velázquez (22). El hecho ocurrió a la 1:30 en la calle Marín, manzana 3 del barrio Gran Neuquén. Guerra era hincha de River y Velázquez de Boca, pero eso no les impedía ser amigos. La noche del crimen, Boca le ganó a River 2 a 0 y Guerra fue blanco de las bromas de Velázquez y otros jóvenes del grupo con el cual había visto el partido. Le puso fin a las burlas con un cuchillo tipo Tramontina con el que asestó 5 puñaladas a su amigo. En fallo dividido, la Cámara Segunda le aplicó la figura de homicidio “privilegiado” y lo condenó a 3 años. El fiscal Rómulo Patti y los querellantes Oscar Pandolfi y Alberto Riccheri apelaron y obtuvieron el nuevo fallo, dictado por la sala penal del TSJ, que integran Guillermo Labate y Graciela Martínez de Corvalán. “Si bien el imputado habría actuado en un estado emocional muy particular, no se puede concluir que ese estado sea de emoción violenta y menos aún excusable”, indica la sentencia. También señala que no hubo un factor externo que provocara la emoción violenta en Guerra, sino que él mismo ingresó en ese ánimo especial. Y cita a Sebastián Soler cuando dice que el juez “no puede dar acogida a motivos fútiles, a situaciones que nada tienen de extraordinario, a bromas, a discusiones intrascendentes”. El voto de Labate observa que “el mismo imputado, por voluntad propia, estuvo durante gran cantidad de tiempo en compañía de cuatro hinchas de Boca, siendo él de River; concurrió al festejo de los primeros, que se avizoraba y se concretó después; con la posibilidad ante las cargadas acreditadas, de retirarse a su domicilio; pero aún así, permaneció en compañía de ‘sus amigos’, a uno de los cuales dio muerte”. Añade que “lo lógico hubiera sido apartarse del grupo”. “Las circunstancias que rodearon el hecho no permiten excusar el estado de emoción que padecía el imputado al momento de asestar las puñaladas mortales a Velázquez, debiendo considerarse que dicha muerte se produjo con dolo de homicidio”, puntualiza.

Tras los festejos, Velázquez estaba sentado al volante de la camioneta y Guerra lo atacó.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios