Aumentaron las denuncias por violencia laboral

La medición fue en la provincia de Río Negro.Junto a los malos tratos suele haber acoso sexual.

VIEDMA (AV).- Aumento llamativo de denuncias por acoso sexual y la violencia en el ámbito laboral en Río Negro. Dos temas estrechamente vinculados a la humillación y a medir el «aguante» de las víctimas frente a una necesidad de trabajo que ata de pies y manos a quienes padecen superiores sin capacidad alguna de conducción y que sólo cuentan con la «autoridad» que les da el cargo que ocupan para imponerse.

Esta es una delicada situación de doble filo porque por un lado humilla y somete pero, por el otro, puede convertir la impotencia interior que generan en una reacción violenta.

El rol de víctima puede cambiar de lugar pero el daño será siempre irreparable para ambas partes. Lo ideal es evitar estas conflictos.

Pero ¿quién se ocupa?. La gente afectada denuncia pero necesitan trabajar y siguen sosteniendo situaciones extremas mientras esperan respuestas que nunca llegan.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, la Defensora del Pueblo, Nilda Nervi de Belloso hizo pública una denuncia que recibió del sindicato de Obreros Empacadores de Fruta de Río Negro y Neuquén, sobre una tremenda situación de presión por las permanentes agresiones que sufren los trabajadores de una empresa del Alto Valle.

Son agredidos verbalmente, con malos tratos, inclusive se ha llegado al extremo: una mujer fue agredida físicamente y le costó una fractura.

La persona denunciada es un directivo de una empresa, situación que no sólo fue presentada ante la Defensora del Pueblo sino también ante la secretaría de Trabajo, en primer término.

En la denuncia sindical se destacó que las agresiones del directivo tienen como único objetivo amedrentar a las obreras y resaltar la superioridad de poder por parte de quien las profiere.

Los trabajadores víctimas de estos malos tratos son en su mayoría mujeres con varios años de antigüedad en la empresa que ven menoscabados y violados sus derechos como trabajadores y como personas.

Proyecto que duerme

Desde octubre del año pasado se encuentra en comisiones un proyecto de Ley del Frente Grande que propone prohibir y sancionar el acoso sexual en el ámbito de las relaciones laborales, de servicios sociales, educativos y los que surjan de las presentaciones de los sistemas de salud.

Contempla como ámbito de aplicación todo tipo de relación laboral, de derecho público o privado, quedando comprendido el personal que presta servicios con carácter permanente, transitorio o contratado tanto en el Estado como en la actividad privada.

En los considerandos la iniciativa plantea que el acoso sexual en el ámbito de trabajo y en instituciones educativas y sanitarias, constituye una expresión de violencia que conculca el derecho al trabajo, a la salud, a la educación y a la seguridad, implicando una práctica palmariamente violatoria de la dignidad humana que provoca consecuencias sumamente perjudiciales sobre la integridad psíquica y física, la confianza, la autoestima, y sobre el rendimiento de las personas que lo padecen.

Añade que aunque en teoría esta forma de discriminación puede afectar indistintamente tanto a hombres y mujeres, en la práctica se dirige fundamentalmente en contra del sector femenino.

Una disposición necesaria

VIEDMA (AV).- Disposición necesaria. Así lo calificó al proyecto de Ley presentado el Frente Grande al fundamentar que ante denuncias de acoso sexual, empresas y organizaciones actúan en perjuicio de todos los involucrados, para desalentar este tipo de presentaciones.

Esta iniciativa propone además una indemnización a cargo del autor y del superior jerárquico o autoridad educativa o sanitaria en forma solidaria cuando corresponda. De esta forma la norma tiende a establecer cierto equilibrio entre las partes del litigio, aliviando la carga probatoria respecto del monto del daño.

En la fundamentación se añadió que según un estudio publicado por la UPCN nacional -no actualizado- sobre acoso sexual femenino en el ámbito de la administración pública nacional del total de muestras conformada por 302 mujeres, el 47,4% fueron víctimas de acoso sexual. El 32,1% se configuraron en forma verbal; no verbalmente el 34,1%; con conductas de tipo verbal en su forma más fuerte el 17,9%; a través de contacto físico el 15,6% y el 5% por medio de presiones para mantener contactos íntimos.

De acuerdo a una información reunida por la Organización Internacional del Trabajo en base a una encuesta realizada entre trabajadores de 36 países (en 1996), los datos correspondientes a Argentina revelaron que el 6,1% de los varones y al 11,8% de las mujeres dijeron haber sufrido agresiones, mientras que el 16,6% de las mujeres dieron cuenta de incidentes de carácter sexual.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios