Balearon en la cabeza a un policía de Cutral Co

El uniformado, de 27 años, recibió el disparo entre las cejas, pero el proyectil no alcanzó a traspasar el hueso. El autor del ataque es un joven que tiene frondosos antecedentes delictivos.

CUTRAL CO (AZ).- Un agente policial fue baleado en la cabeza en su propia casa por un delincuente con frondoso prontuario, presuntamente en represalia por una detención que había sufrido días antes.

El hecho ocurrió el jueves por la tarde en una casa del barrio 176 viviendas de esta ciudad.

La víctima, Roberto Baigorria de 27 años, salvó su vida milagrosamente dado que el proyectil quedó alojado entre ceja y ceja y no alcanzó a penetrar en el cráneo. El agresor, Alejandro Pereyra, fue detenido horas más tarde en un aguantadero con una herida leve de arma de fuego que le habría propinado el policía en su intento de defensa.

Si bien se manejan diversas hipótesis la más firme señalaba la posibilidad de un ajuste de cuentas ya que la semana pasada Pereyra habría sido detenido en un operativo policial del cual tomó parte Baigorria.

«Creemos que intentó buscar desquite por esa situación» explicó un vocero policial consultado ayer por «Río Negro».

El hecho se produjo el jueves alrededor de las 17, cuando Pereyra golpeó la puerta de la casa del policía donde también estaban su mujer y algunos menores. Cuando Baigorria abrió recibió un disparo de arma de fuego de calibre inferior que le impactó en la cara. Pese a la sorpresa alcanzó a responder la agresión con un golpe de puño y también habría disparado al menos una vez contra Pereyra antes de caer en medio de un charco de sangre.

El delincuente escapó en un ciclomotor y buscó refugio en un aguantadero, donde fue encontrado horas más tarde junto a una mujer que sería su concubina.

«Antes de entregarse pidió garantías y después terminó saliendo porque estaba rodeado» comentó una fuente de la investigación.

Al parecer, en el lugar donde permaneció escondido unas horas antes de ser detenido, Pereyra habría recibido algunas curaciones caseras sobre la herida de carácter leve que presentaba.

Hasta ayer permanecía internado con custodia policial en el hospital de esta localidad a la espera de ser indagado por la justicia.

Baigorria, en tanto, fue derivado de urgencia a la capital neuquina pero ayer se informó que su vida no corría peligro.

«Se salvó de milagro porque la bala no perforó el hueso» reveló un informante de la policía cutralquense.

Ayer estaban previstos una serie de allanamientos para dar con el arma que se utilizó en el hecho, pero la mayoría de las presunciones apuntaban a que se trata de un calibre 22.

De la investigación del sangriento episodio surgen datos reveladores. Según contaron testigos, el agresor golpeó en varias viviendas cercanas a la de Baigorria porque no conocía con exactitud el domicilio del policía. En todos los casos argumentó que necesitaba encontrar al efectivo pero escondió sus verdaderas intenciones.

Además, se supo que Pereyra tiene frondosos antecedentes por diversas causas penales y QUE este año había recuperado la libertad después de purgar una condena.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios