Buena evolución de Romina y su madre 29-08-03

La niña que recibió un riñón de su mamá dialogó con "Río Negro" por teléfono. Estará internada por varios días.

CIPOLLETTI (AC).- Desde la mañana Romina, la niña que recibió un riñón de su madre, empezó a atender ayer las llamadas telefónicas en su habitación. Como no puede recibir visitas, las voces de sus afectos más cercanos la acompañaron durante el día. «Hablamos con ella y está rebién», dijo contenta Yanina, su hermanita de 13 años.

Por la tarde también «Río Negro» logró comunicarse con la chiquita trasplantada. «Bien», respondió con su gran timidez cuando se le consultó cómo estaba. Y le mandó saludos a su mamá.

A Romi no le gusta mucho hablar por teléfono, pero por estos días el aparato será su gran aliado para comunicarse con el exterior. Porque durante unos diez días tendrá que estar internada en una habitación de aislamiento para evitar cualquier complicación.

Romina Montecino (11) recibió el riñón de su mamá Rosa el miércoles, en el Policlínico Neuquén. Un equipo integrado por cinco profesionales estuvieron al frente del operativo, que fue considerado exitoso.

Ya en la noche del miércoles la nefróloga Beatriz Rizzo anticipó que la cirugía había salido bien, y que madre e hija estaban bien. El panorama no fue muy distinto ayer «Romina está con todas las pilas», fue lo primero que expresó Fernando, el papá de la chiquita. Aunque desde lejos «y un ratito» él pudo verla ayer.

«Está en una habitación solita, siempre con un enfermero. Tiene un televisor», dijo Fernando. Y reconoció que sigue mirando allí sus dibujitos animados, tal como lo hacía el miércoles en la sala donde esperaba la hora de la cirugía.

En el breve contacto que la nena tuvo con «Río Negro» también dijo que estaba mirando tele, ayer por la tarde. Con monosílabos, como es su costumbre cuando habla por teléfono, respondió que estaba con un doctor, que había hablado con su hermana, que se sentía bien y que le mandaba saludos a sus amigos y a su mamá, con quien no había podido comunicarse aún por teléfono.

Rosa también se reponía favorablemente. Ayer por la tarde la sacaron de terapia intensiva y la pasaron a una habitación común. «La vi al mediodía. Está un poco dolorida pero está muy bien anímica y físicamente», contó Fernando.

Dijo que si todo sigue como está previsto el sábado o el domingo podrían darle el alta a su mujer. Romi, tendrá que esperar varios días más.

Rosa decidió donarle el riñón a su hija «para evitar que la nena siga sufriendo». Romina tenía una grave insuficiencia renal y desde hacía dos años debía realizarse diálisis. Mar-tes, jueves y sábados se iba en ambulancia a las 10,30 a Neuquén y volvía a Cipolletti a las 16,30.

Dos cirujanos principales estuvieron en la operación: Daniel Ruiz y Gerardo Tissera. Pero toda la coordinación médica general, desde la decisión del trasplante hasta la de los momentos clave, medicación y seguimiento, estuvo a cargo de Mario Polischuck, Enrique Guerrero y Beatriz Rizzo. Además de estos cinco profesionales, trabajaron una nutricionista, un infectólogo y un grupo de enfermeros especializados, entre otros.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora