Cambios

Redacción

Por Redacción

análisis

javier lojo jlojo@rionegro.com.ar

Las estadísticas presentadas en estos tres informes consecutivos definen un complejo escenario que existe para varios municipios de la región. A simple vista se observa que las comunas neuquinas cuentan con más del doble de los recursos que perciben sus pares rionegrinas y, sin embargo, son mayores los desajustes financieros que existen sobre las primeras en relación a estas últimas. Sin duda que gran parte de este crítico escenario responde a un problema de gestión. Está el caso de Centenario y Cinco Saltos, que son comunas separadas sólo por un puente sobre el río Neuquén. El gasto presupuestario per cápita del municipio neuquino más que triplica al consolidado por la comuna rionegrina. ¿Qué puede justificar semejante diferencia? La ejecución presupuestaria también detalla la fuerte participación que tienen los gastos corrientes (que son los que se utilizan para el funcionamiento del Estado y allí están incluidos los salarios de los empleados públicos) sobre la caja de los municipios. Por principios contables, sabemos que cuanto más se consume en gastos corrientes, menos se destina a la obra pública. A manera de advertencia, también hay que señalar que el aumento de inversión en obra pública no debe interpretarse como un evento siempre deseable, pues una mayor inversión en este rubro no dice nada sobre la calidad de las obras y, en consecuencia, es incorrecto señalar como sinónimos el aumento del gasto en obra pública con el desarrollo de una comuna. Pero está claro que cuanto menor sea la proporción de los gastos corrientes en el total de las erogaciones de un presupuesto, por lo general, una mejor salud fiscal presentará esta comuna. Los gobiernos provinciales deberían impulsar leyes, consensuadas desde sus respectivas legislaturas, para poder contener los desbordes fiscales que hoy se observan en muchos de los municipios de la región. Estas leyes deberían contemplar, entre otros puntos, techos para el gasto corriente, para el endeudamiento y las transferencias discrecionales. Pero también deberían definirse pisos para la recaudación propia que en muchas comunas es inexistente pese a existir la potestad de cobrar impuestos. La necesidad de generar cambios en las actuales tendencias presupuestarias de los municipios es un tema impostergable. Se está todavía a tiempo para revertir la situación.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios