Carreras de aventura: pasión, moda y negocio

Bariloche tienta con sus paisajes e infraestructura en la montaña y la ciudad. Las competencias del Club Andino son masivas y ayuda a este fenómeno que son más económicas.



La 4 Refugios que organiza el Club Andino es un clásico del verano en Bariloche. Foto: archivo

La 4 Refugios que organiza el Club Andino es un clásico del verano en Bariloche. Foto: archivo

El interés que generan la actividad física y los deportes extremos se extiende cada vez más y esa nueva cultura, en oportuno cruce con las nuevas tecnologías, ha dado un empuje impensado a las carreras de aventura, que atraen a numerosos atletas de todo nivel.

Si a esos factores se les suman los escenarios privilegiados y los climas extremos, basta y sobra para deducir que Bariloche es un sitio óptimo para el desarrollo de este tipo de pruebas.

El auge que registran las carreras de montaña o “pruebas combinadas” trasciende geografías y tiene alcance mundial. Pero en la Patagonia puntualmente construyó ya una tradición importante, y Bariloche en particular se destaca por dos pruebas que organiza el Club Andino: la carrera de trekking 4 Refugios en verano y el Tetratlón Catedral en invierno, que involucra esquí, bicicleta, kayak y running y que este año se correrá el 7 de septiembre.

El atractivo de ambas competencias está en los paisajes que depara y en el desafío físico que representa el recorrido. Por eso además de los principales atletas locales de “combinadas”, llegan para competir numerosos corredores del país y del exterior.

Otro dato para considerar es la accesibilidad económica. El gerente del Club Andino Bariloche (CAB), Jorge Mroz, reconoció que las carreras en general son costosas, pero las de Bariloche tienen tarifarios que están por debajo de otros clásicos como el Tetratlón de Chapelco y las principales carreras de aventura de la región y son organizadas por empresas con fines de lucro.

“El criterio del CAB es que las carreras se autofinancien, no que dejen dinero -dijo Mroz-. Hay esponsoreos pero son para los premios”. Este año la inscripción anticipada para el tetratlón Catedral cuesta 5.000 pesos. Se encarece a medida que se acerca la fecha y hay descuentos para socios.

Organización compleja

El jefe de organización del Tetratlón de Catedral Tomás Bein explicó que el esfuerzo que realiza el equipo a su cargo es muy grande porque son cuatro disciplinas distintas, hay que prever una multitud de detalles y se necesita numeroso personal para la fiscalización y la seguridad. Dijo que históricamente se manejaron con voluntarios pero ahora avanza el criterio de profesionalizar esas tareas.

También refirió que tienen su complejidad los permisos y la interacción que deben establecer con el municipio, la empresa Capsa, Parques Nacionales y Prefectura, ya que el “tetra” atraviesa varias jurisdicciones.

Según Bein el mayor atractivo (y la multiplicación de corredores) se da en las pruebas de trekking o travesías de montaña, para lo cual alcanza con ropa adecuada, un buen par de zapatillas y aptitud para trotar. “Las carreras multidisciplina están un poco estancadas, porque se complica mucho, es costosa y requiere capacidad y entrenamiento en especialidades muy distintas, como esquí y kayak”. Ni hablar de los que viajan desde otras ciudades y tienen que trasladar todo el equipo. Algunos optan por alquilar en Bariloche.

Bein aclaró que “las tecnologías ayudan mucho”, porque hay ropa térmica y liviana cada vez más accesible. También instrumentos de orientación, aplicaciones de celular para seguir el rendimiento físico y otros equipamientos que se volvieron de uso corriente.

El año pasado se inscribieron para el tetratlón de Catedral 180 competidores y este año esperan equiparar la cifra.

La 4 Refugios convocó a 700 runners y agotó los cupos. “No se puede ampliar porque el impacto en la montaña sería muy grande y también porque es el número límite para garantizar seguridad”, indicó Mroz.

La base del cerro Catedral es el punto de largada de la carrera de 4 Refugios. Foto: archivo

Qué hay y qué falta

Para saltar el estancamiento de corredores en el “tetra”, y a modo de prueba, este año los organizadores sumarán como novedad el “short tetra”, que se realizará en el mismo formato pero con distancias más cortas, de alrededor de un 50% del tradicional, que insume unos 60 kilómetros y a los atletas de elite les demanda algo más de 4 horas.

Además, siempre está la opción de participar en equipos o en “postas”, con dos a cuatro competidores que se reparten los tramos por especialidad.

Un atleta con experiencia en el país y en el exterior es Fernando Aparo, quien reconoció que “La Angostura y San Martín tienen más cantidad de competencias, tal vez porque hay otras facilidades para los organizadores. Pero lo que tiene Bariloche es una naturaleza única”. Se le suman además la red de refugios, los accesos, la hotelería y el aeropuerto, que es una gran ventaja para traer competidores de todos lados.

La ciudad ya fue sede de dos ediciones del Ironman 70.3, un triatlón que cierra con una media maratón y está organizado con puro criterio empresarial. En 2018 tuvo 1.600 inscriptos y este año bajó a la mitad. El arancel fue siempre de 400 dólares.

Aparo reconoció que “lo económico es un límite, es algo real”. Dijo que “en Europa no pasa, porque las competencias de trail son más masivas y más accesibles”.

Aun así, la tendencia parece ser ascendente. El número de carreras aumenta cada año, se ponen las fechas con mucha anticipación y los esponsoreos también son abundantes. Los grupos de entrenamiento se fijan metas con el calendario de pruebas en la mano y en las redes sociales abundan los intercambios, invitaciones y hasta desafíos para los amantes del deporte y de la naturaleza.

Entrenar todo el año para tener resultados

Una radiografía básica sobre el perfil de los corredores que se apasionan con este tipo de competencias demuestra que son muy pocos los que se anotan para llegar al podio. El resto lo hace para probarse, para encontrar una aplicación práctica a las horas y horas de entrenamiento o por el simple gusto de la superación personal.

Fernando Aparo corre carreras de aventura desde hace más de 20 años y también es preparador de otros atletas. “El running está en auge en todo el mundo -aseguró-. Bariloche cuenta con la posibilidad de desarrollar todo esto, que tiene que ver un poquito con la salud, con una moda, con salir de la ciudad, de las pantallas, ir a despejarse”.

Señaló que algunas competencias como el tetratlón no son masivas porque “es compleja, hay que dominar cuatro disciplinas, en invierno. No es para cualquiera. Hay que tener un cierto nivel deportivo”.

Pero otras carreras como la 4 Refugios sí están pensadas para un universo mayor. Esto a pesar de que la salida a la montaña en familia o en grupos -subrayó Aparo- está lejos de ser una costumbre cotidiana del barilochense promedio, como sí ocurre en Europa.

El Tetra Catedral reúne cuatro disciplinas en la misma carrera. Foto: archivo

“Tuve la suerte de correr en Europa, en Asia y en Centroamérica, y el nivel es otro, más avanzado. Son más ordenados y tienen facilidades. Acá para lograr un alto rendimiento es difícil. Hay que tener apoyo y estabilidad para poder proyectarse en el tiempo. Recursos y descanso”, afirmó Aparo.

A aquellos que quieran iniciarse les aconsejó “que se acerquen a profesores o entrenadores, a algún gimnasio especializado y que planifiquen una preparación de acuerdo a su nivel y a sus objetivos. Lo mínimo para una competencia de este tipo es entrenar en tres sesiones semanales, durante tres meses por lo menos. El mal tiempo no es obstáculo, si uno encuentra objetivos y es disciplinado entrena en cualquier condición”.

Calculadora en mano: los precios

En una carrera de aventura alrededor del 50% de los ingresos proviene de las inscripciones y otro 50% de los patrocinantes, según explicó Tomás Bein.

En Bariloche, al menos las competencias que organiza el Club Andino, no son tan onerosas porque no hay fin de lucro. En otros casos donde hay un propósito comercial la facturación se mide en millones.

Por ejemplo el Ironman reunió en 2018 a un total de 1.600 corredores a razón de 400 dólares cada uno. Este año el tetratlón de Catedral tiene un costo de inscripción de 6.400 pesos. Los números subirán más cerca de la fecha.

El tetra de Chapelco cuesta 7.300 pesos por corredor con tarifa especial para residentes y el Cruce de Los Andes Columbia que se corre en tres días demanda 680 dólares.

El K42 de La Angostura, programado para noviembre y es fecha oficial del World Mountain Running Championship, tiene una inscripción de 8.850 pesos.

En varias, si bien nadie lo toma como lo más importante, hay premios en efectivo para los ganadores. En las del Club Andino Bariloche no premian con dinero sino con órdenes de compra, artículos de los sponsors y otros beneficios.


Comentarios


Carreras de aventura: pasión, moda y negocio