Del dicho al hecho…

Enrique Omar Driussi, DNI 12.638.127

Neuquén

En su discurso del año 2003, en su primera visita presidencial a la provincia de Río Negro, Néstor Kirchner anunció la ampliación de la ruta 22. Serían cinco tramos de unos 20 kilómetros cada uno. Pero la realidad es que pasaron 20 años y en la foto se evidencia el calvario que sufrimos los que cruzamos la calle lateral del Puente 83 entre pozos, badenes y tambores, en una caravana tediosa y peligrosa de camiones y autos.

Me pregunto -como muchos otros que circulan por la ruta 22-: ¿Por qué no hay operarios y máquinas trabajando en ese tramo? ¿Por qué dejaron esta ruta principal inconclusa, sin iluminación, ni señalización? ¿Cómo es posible que tarden tanto para solucionar la estructura del Puente 83? ¿Hasta cuándo vamos a tener que esperar para transitar de una manera normal?

“Del dicho al hecho, hay un largo trecho”, dice el refrán, refiriéndose a no confiar en promesas que no pueden cumplirse. Menos aún, cuando salen de la boca de un político con un largo prontuario de corrupción en obras viales, donde participan la desidia y la falta de transparencia.

Pero también me pregunto: ¿Qué se hizo con toda la plata que cobraron del peaje en la ruta 22? ¿Los camiones de cargas pesadas no deberían contribuir para su mantenimiento?

Si los intendentes tuvieran un plan estratégico con una visión regional, deberían realizar -junto con Vialidad Rionegrina- obras secundarias en la ruta 65 a ambos lados del ramal ferroviario, en los tramos que unen las ciudades de Cipolletti, Fernández Oro y Allen, para mejorar la infraestructura productiva del Alto Valle y de sus economías regionales, además de ayudar a descongestionar la ruta nacional 22.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios