La muerte de niños en el país

Héctor Luis Manchini, DNI 7.779.947

ZAPALA

En elconomista.com.ar bajo el título “Morir de hambre en la Argentina” la politóloga Sandra Choroszucha señala que “apenas comenzó 2020 empezamos a contabilizar con desgarrador pesar la cantidad de niños que mueren por desnutrición en la ciudad de Salta. Hoy este horror y este dolor tienen rostro, son 8 los niños muertos por desnutrición y se clama por un estado y una sociedad que reaccione ya”.

Transcurridos 2 años la muerte se trasladó a la escuela n° 11 “República de Haití” en el barrio porteño de Barracas donde fallece una niña de 11 años informando el gobierno porteño que la menor murió por una “neumonía bilateral” y contaba con varias enfermedades de base. Si bien durante 2018/2019 recibió un refuerzo hipercalórico de vianda que era insuficiente y no se le otorgó el año pasado. La niña ingresó al hospital Penna sin signos vitales.

La muerte golpea permanentemente y sin piedad a los niños pobres de Argentina, en elpais.com bajo el titulo “La muerte por hambre de 6 niños pone en emergencia alimentaria al norte argentino”, “el único hijo de Amalia se convirtió el domingo pasado en el 6to muerto por desnutrición en lo que va del mes, en Salta, una provincia en el extremo norte de Argentina que linda con Bolivia, Chile y Paraguay, El niño tenía 1 año y 9 meses y vivía con su madre en un comunidad de 150 familias indígenas wichi en el municipio de Embarcación. Murió durante el traslado entre 2 centros de salud. El gobierno salteño informó de que el pequeño estaba en un estado general grave, con fiebre, deshidratación severa y 10 días de vómitos y diarrea ‘tenía una enfermedad de base: desnutrición crónica’, admitieron las autoridades”.

Hoy se contabilizan al menos 1 millón de niños que se saltean una comida diaria y la desnutrición los mata al poco tiempo de nacer.

La crisis ha aumentado brutalmente sin comida, sin medicamentos, entregados a la buena de Dios, el futuro de los niños pobres es una utopía, la desaparición de la familia como base esencial de una sociedad sana, el éxodo de profesionales de la salud ante una realidad que los ha llevado a buscar mejores horizontes, la falta de una estructura sanitaria y social sólida ha llevado a este genocidio infantil mientras el Estado ausente se hace el distraído.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Comentarios



Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora