Casi el 63% pide juicio político para Dilma

Los brasileños aumentaron su disconformidad a causa de la crisis económica y los casos de corrupción. El apoyo al gobierno del PT cayó 7,7%, según la última encuesta.



#

AP

BRASILIA.- El apoyo al gobierno de Brasil sigue en caída libre y bajó a 7,7%, según una encuesta difundida ayer, que mostró que la mayoría de los brasileños (62,8%) continúa a favor de un juicio de destitución de la presidenta. En medio de un difícil panorama político y económico, el poder ejecutivo registró una reprobación de 70,9%, su nivel más alto, según el sondeo realizado por la firma MDA bajo encargo de la Confederación Nacional del Transporte (CNT). A sólo seis meses de haber asumido su segundo mandato, y mientras las revelaciones de una gigantesca red de corrupción en la estatal Petrobras agregan incertidumbre política y la economía no da señales de recuperación, la mandataria cuenta con el aval de apenas el 15,5% de los encuestados. Y un 79,9% reprueba su desempeño personal en el cargo. El bajo nivel actual viene precedido del desplome registrado en el sondeo precedente de marzo, cuando el respaldo al gobierno del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), fundado por Luiz Inácio Lula da Silva, bajó 30 puntos de un golpe hasta 10,8%. Antes de las elecciones de 2014, que la mandataria ganó ajustadamente, el gobierno del PT contaba con la simpatía del 41% de los consultados. La mejor consideración histórica para el trabajo que elabora MDA es del 57% de respaldo en julio de 2012. La popularidad de Rousseff viene desmoronándose a medida que los frentes de conflicto se han multiplicado. Brasil lleva más de cuatro años de crecimiento económico bajo o nulo y las proyecciones oficiales y privadas indican que se contraerá entre 1,5 y 1,7% en 2015. Esa correlación se expresó en el 60,4% de personas para quienes la crisis económica es el problema más grave de Brasil. En segundo lugar está la crisis política, con un 36,2% de las respuestas. El sondeo puso en números el impacto sobre el Ejecutivo de la saga de corrupción que generó tensiones en la relación entre el gobierno y el Congreso, y entre el legislativo y la corte suprema que juzgará a los políticos con fueros que son investigados por este escándalo conocido como “Petrolao”. El 69,2% de los consultados responsabiliza a Rousseff por ese escándalo –pese a que no está siendo indagada por la Justicia– y el 62,8% dijo estar a favor de un impeachment (destitución) de la mandataria. Entre marzo y abril, el gobierno tuvo dos multitudinarias manifestaciones en contra, que tapizaron decenas de ciudades y recalentaron el clima político, que nunca cedió tras las presidenciales. Y ya las principales organizaciones civiles que articularon esas protestas convocaron una nueva marcha para el 16 de agosto. Las constantes revelaciones de la llamada “Operación Lava Jato” (lavadero de autos) sobre una confabulación entre empresarios y políticos que costaron más de 2.000 millones de dólares a Petrobras tampoco han dado respiro al gobierno. El PT, que tiene 12 años en el poder, y otros cinco partidos políticos han sido mencionados profusamente en las confesiones de acusados que colaboran con la Justicia a cambio de una reducción de sus condenas. Las denuncias llevaron a prisión al por entonces tesorero del partido oficialista y a presidentes de grandes empresas como Odebrecht, Andrade Gutierrez y Camargo Correa. (AFP)

Para el 60,4% de los encuestados, la crisis económica es la principal preocupación del país. Rousseff no ha podido reactivar la economía


Comentarios


Casi el 63% pide juicio político para Dilma