Con sabor agridulce

Casi una hora y media después de la final, Agustín Canapino bajó de la torre de control del autódromo de Centenario acompañado por Sergio Polze, dueño del Sportteam. A pesar que habían decretado su triunfo, que le permitió lograr su cuarto título, su cara era de fastidio. Camino al recinto donde su auto estaba en la técnico, aseguró que “estoy muy dolido con Pechito (por José M. López”. “A mí los títulos me gustan ganarlos en la pista, como los dos anteriores. Estoy con bronca, porque hice los méritos para no tener que conseguirlo en un escribito. Me dolió mucho que Pechito me pegara porque es un gran piloto. Me parece que la ansiedad, por el error que había cometido, lo llevó a cometer un error”.

Canapino se enojó con el toque de Pechito y no le gustó cómo llegó al tetracampeonato.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora