Condenas, denuncias y resoluciones controvertidas

La actividad de los juzgados fue intensa como pocas veces antes

NEUQUEN (AN)- La corrupción, y en menor medida la protesta social, desbordaron este año los Tribunales neuquinos. Aunque las causas de esa naturaleza que se iniciaron este año fueron récord por su cantidad, y pocas semanas pasaron sin la novedad de una nueva denuncia, los únicos que estuvieron detenidos por unos días fueron un grupo de sindicalistas de la CTA y un pelotón de punteros emepenistas de Centenario.

Claro que el brazo de la justicia alcanzó a otros personajes, como el ex presidente de TAN Jorge D»Alessandro, quien fue preso en julio al quedar firme una sentencia de tres años de prisión en su contra por «peculado en perjuicio de la administración pública». La condena se la habían dictado en 2000, en una causa por no rendir fondos por 36.000 pesos.

También tocó al ex ministro de Economía del último gobierno de Felipe Sapag, Silvio Ferracioli, quien el 30 de abril fue condenado a dos años y seis meses de prisión en suspenso más inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos por el delito de «negociaciones incompatibles con la función pública». Fue por su actuación durante el proceso licitatorio para adquirir camionetas destinadas a la Policía.

Otra que sufrió una sentencia en su contra fue la concejal peronista Norma Amelia Miralles de Romero. El 24 de junio pasado, la Cámara Criminal Primera la condenó a 4 años de prisión por «fraude en perjuicio de la administración pública», por el manejo de los Aportes del Tesoro Nacional. Si la sentencia queda firme, irá a prisión.

Quien también escuchó un fallo desfavorable Claudio Acosta, ex subsecretario de Trabajo durante la última gestión de Sapag. El 5 de marzo la Cámara Segunda lo condenó a dos años y seis meses de prisión condicional más inhabilitación perpetua por el delito de «negociaciones incompatibles con la función pública».

También este año, mientras la Legislatura fue incapaz de reunirse para tratar la situación del legislador Ferreyra, y el Concejo Deliberante de Centenario no tuvo fuerza para suspender siquiera al intendente Luis Castillo, ambos comprometidos en causas penales, la justicia destituyó rápidamente a un fiscal de Cámara envuelto no en un caso de corrupción, sino en un episodio de violencia doméstica: Ladislao Simon.

Año caliente

Enero comenzó polémico, marcando la tendencia de lo que sería un año caliente. El 11 de ese mes fue detenido Julio Fuentes, titular de la CTA Neuquén, luego de una violenta agresión al administrador del ISSN, Gerardo Hettinger. Junto con él cayeron varios integrantes de la conducción sindical, y otros tantos se mantuvieron prófugos.

Después de quince intensos días, en los que abundaron las movilizaciones y pronunciamientos de toda clase, el mismo juez que había dispuesto las detenciones, Alfredo Velasco Copello, dispuso la libertad de los imputados por falta de mérito.

De todos modos la causa siguió adelante, pero no logró salir del pantano en el que la hicieron caer los múltiples recursos de la defensa y es incierta la fecha del juicio oral.

En el último trimestre del año otra causa de alto voltaje aterrizó en el despacho de Velasco Copello: el escándalo de los subsidios de Centenario. Otra vez el juez quedó envuelto en una polémica porque sólo mandó a prisión a los punteros que lideraba Héctor «Zapallito» Molina, pero rechazó tres pedidos fiscales de detención del intendente Castillo y otros funcionarios municipales y provinciales.

Mientras las críticas lo apuntaban, el juez se reunió con el ministro Jorge Lara y le pidió documentación que necesitaba para seguir adelante con la investigación. El ministro aparecía mencionado en varias escuchas telefónicas y un representante suyo, Alejandro Romeo, está indagado en la causa. Además, «Zapallito» dijo que le pagaba 2.000 pesos mensuales.

Para cerrar el balance, el magistrado tomó otras dos decisiones polémicas: liberó a Molina por «falta de mérito» (una Cámara revocó ese fallo) y procesó a Castillo, impidiéndole acercarse a la municipalidad justo cuando el intendente estaba de licencia y por lo tanto no concurría al edificio comunal.

Ese mismo día, Castillo renunció al cargo y se despidió con una conferencia de prensa en la que estuvo flanqueado por el gobernador Jorge Sobisch y el vice Jorge Sapag. Menos de 48 horas después, anunció que será candidato.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora