Critican el plan para “suavizar” embargo a Cuba

El Congreso permitiría el envío de medicinas y alimentos. Pero son tantas las restricciones que quedaría en la nada.



Washington (EFE).- El Congreso de EE.UU. tiene ya lista la versión final del proyecto que autoriza, con restricciones, la venta de productos agrícolas y medicinas a Cuba, pero hay dudas de si esta medida permitirá atenuar el embargo contra el país caribeño.

El acta eximiría a medicinas y alimentos del embargo unilateral estadounidense, un cambio histórico en las cuatro décadas de sanciones económicas contra La Habana.

Pero negaría cualquier financiamiento estadounidense a las ventas de medicinas y convertiría en ley la prohibición de que los ciudadanos de Estados Unidos visiten Cuba, lo cual sólo pueden hacer actualmente si obtienen un permiso o son invitados por un grupo no estadounidense que corre con sus gastos.

Los más duros críticos del gobierno de Cuba, los representantes cubanos en Washington y los congresistas favorables a normalizar las relaciones entre ambos países coinciden en que el proyecto, en la práctica, no supone una apertura hacia La Habana.

La medida, incluida en el proyecto de asignaciones agrícolas para el año fiscal 2001, tiene el propósito de suavizar el embargo económico estadounidense que durante los últimos cuatro decenios ha determinado la política de este país hacia Cuba.

Pero, según el acuerdo final alcanzado el jueves por negociadores del Senado y la Cámara de Representantes, prohíbe que se utilicen créditos públicos y privados de EE.UU. para financiar la venta de alimentos y medicinas a Cuba.

Más aún, le quita a la Casa Blanca y pone en manos del Congreso, por lo menos durante el año fiscal 2001, la autoridad sobre la prohibición actual al viaje de turistas estadounidenses a Cuba.

“Hemos conseguido el 95%de lo que queríamos con este proyecto”, dijo el congresista republicano George Nethercutt, que encabezó una coalición de legisladores apoyada por las empresas agrícolas estadounidenses. Pero para otros, como el senador demócrata Max Baucus, hubiese sido preferible “levantar el embargo sin condiciones y sin pedirle nada a cambio a Cuba”.

Para el Gobierno de Cuba no hay ningún paso de avance. “Al contrario, se añaden restricciones, como la codificación de la prohibición de los viajes de turistas”, dijo Luis Fernández, portavoz de la Sección de Intereses de Cuba en Washington.

De hecho, los congresistas Lincoln Díaz Balart e Ileana Ros Lehtinen, ambos republicanos por Florida, de origen cubano y duros críticos del Gobierno de Fidel Castro, indicaron que “la prohibición de créditos y del turismo a Cuba constituyen una importantísima victoria”.

En última instancia, dijeron, la aprobación de las restricciones incluidas en el proyecto original del congresista Nethercutt se debe al consecuente apoyo de los líderes republicanos del Congreso.

También ha sido decisiva la presión de las empresas agrícolas -ansiosas de conseguir nuevos mercados- sobre los congresistas que representan estados que tienen una economía dependiente de la agricultura. La medida no sólo permitiría las transacciones comerciales con Cuba, si se hacen con dinero en efectivo, sino que autoriza la venta de productos agrícolas a otros países que EE.UU. ha arrinconado económicamente: Irán, Libia, Sudán y Corea del Norte. Irán, por sí solo, representa un mercado que puede representar hasta mil millones de dólares en ventas para las empresas agrícolas de EE.UU., reconoció Nethercutt.

Al presidente no le gusta

El presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, dijo la propuesta del Congreso para permitir ventas de medicinas y alimentos a Cuba podría resultar en pocas ventas y poner “injustificadas” restricciones a los viajes de estadounidenses a la isla. “Creo que fue un gran error si esto es lo que creo que es”, dijo. Clinton dijo que el lenguaje usado en el tema de viajes era una “injustificada” intromisión en su poder de dirigir la política internacional. “Parece que suaviza el embargo de alimentos y medicinas, pero probablemente no hace mucho porque no suministra ningún financiamiento, que damos a otros países pobres”, agregó.


Comentarios


Critican el plan para "suavizar" embargo a Cuba