Cuestión de gustos

la peña

jorge vergara jvergara@rionegro.com.ar

El solo hecho de imaginarlo, de decirlo, de pensarlo, ya implica un error. El pensar que un género musical está por encima del otro implica una descalificación gratuita. Y más aún si lo que se quiere es quitarle méritos a quien llena 30 Luna Park. Vaya mérito poder hacer tantos recitales y encima en una cifra que más de uno deben envidiar. Y sí, fue de mal gusto lo de Fito Páez al descalificar el éxito de Ricardo Arjona y compararlo con Charly García, como si los gustos de la gente pudieran subestimarse. En definitiva eso fue lo que hizo Fito Páez, subestimar a la gente que eligió a Arjona para verlo en 30 recitales en el Luna. Charly García no tiene nada que ver en la polémica, porque con dos o diez o cien Luna Park, nadie se atrevería a quitarle méritos a semejante trayectoria. Cómo si el público de uno fuera más importante que el del otro, como si la cultura de uno fuera mejor que la de otro, como si elegir a uno fuera un mérito y elegir a otro fuera un grosero error. Esta historia de que un género es mejor que otro es un tema viejo, pero recobró vigencia cuando una persona importante como Fito Páez dentro de la música, descalificó el éxito de Arjona. Varias veces, por escribir esta columna, recibí mails de gente que me decía que el folclore es música de paisanos, sí pero paisanos en tono despectivos, como si escuchar otro género nos diera otro estatus. Una barbaridad, porque los gustos de la gente son tan propios como las ganas de escuchar a Arjona o a una banda de rock, o al Chaqueño Palavecino o a un grupo de cumbia. Para quienes no conocen la polémica, Fito Páez, durante una entrevista a Clarín dijo: “Si la ciudad le da 35 Luna Park a Ricardo Arjona y a Charly García le da dos, tenés que pensar qué significan la política, los diarios, en esa ciudad, en la que hay valores que fueron aniquilados”. Arjona respondió mandando a la redacción del diario una carta de puño y letra: “El Sr. Fito Páez habla de aniquilación cultural y me menciona. De forma sospechosa señala el inicio de este problema en su país casi de manera simultánea con el descenso claro de su capacidad artística (…). Es de una belleza épica el pánico que le representa entregar un nuevo trabajo musical a su propia gente (…). Puede ser que usted mismo se crea su farsa de intelectual osado, pero detrás de su arrogancia habita el irrespeto dictador de creerse dueño de las decisiones populares (…). La música no pertenece a las competencias de atletismo donde se miden las capacidades contra reloj, es un asunto de gustos y de emoción. Ante los cinco sentidos de cualquiera que los tenga exactos, sus comentarios no serán más que un alarde melancólico, visceral y resentido de alguien al que sólo le queda hablar (…). Ya quiso usted ser Charly García, después quiso ser Almodóvar. Lamentable lo suyo señor. Lamentable…”. Y sí, es lamentable, lamentable porque justamente son los gustos y las emociones los que mueven a la gente a elegir a tal o cual intérprete y justamente las emociones son tan propias que nadie podría evaluarlas. No hay preponderancia de ningún género cuando se trata de gustos, porque los que van a ver a Fito Páez no son más que los que van a ver a un folclorista o al maestro Antonio Ríos. Sonó a soberbia semejante declaración y no era necesario meter a un extranjero en el medio para sacarse la bronca por el éxito de otro. El caso sirve como ejemplo para ver cuán arraigados están estos pensamientos en la Argentina, que con tanta facilidad descalifica el éxito de otros. Es tan valioso lo de Arjona que no admite objeciones. Habría que ver cuántos pueden alcanzar semejante éxito.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora