Daniel Burman explora los vínculos familiares

El cineasta eligió a Graciela Borges y Antonio Gasalla para contar la historia de “Dos hermanos”.

Antonio Gasalla y Graciela Borges fueron los protagonistas en que primero pensó Burman para su filme.

“Dos hermanos”, séptimo filme de la carrera cinematográfica del realizador Daniel Burman y que convoca en roles protagónicos a la pareja actoral de Antonio Gasalla y Graciela Borges para contar la historia de un vínculo y sus obsesiones, se estrenó con buena recepción por parte del público el jueves pasado en 64 salas de todo el país. “Hay ciertas cuestiones de la constitución de los vínculos familiares, cierta interrogación sobre qué significa la hermandad y los vínculos armados sobre el abandono y la culpa que están presentes en el libro y que me interesaba explorar”, aseguró Burman a Télam. El filme, basado en la novela “Villa Laura”, de Sergio Dubcovsky, cuenta la historia de dos hermanos ya mayores, que ante la muerte de la madre quedan enfrentados a sí mismos, a sus miedos y a la necesidad de descifrar una relación que durante años se movió sobre el cliché de la distancia y el desprecio pero que pide a gritos una rectificación que les permita a ambos encontrarse. “Dos hermanos” tiene la particularidad también de ser la primera película del realizador de “Derecho de familia” y “El nido vacío”, en la que decide filmar una historia inventada y creada por otro. “Hasta ahora siempre busqué en mí mismo las bases para contar una historia pero con ‘Villa Laura’ me sucedió algo extraño y fue una suerte de fascinación con la historia que me movió a pensar en su realización cinematográfica”, afirmó Burman. “Digamos que la novela explora una serie de cuestiones que me subyugaron. Además, al terminar de leerla imaginé a esos dos hermanos y ‘vi’ a Antonio Gasalla y Graciela Borges como los protagonistas ineludibles; eso fue como otro envión y otro desafío para embarcarme en la realización de la película”, contó el director de “El abrazo partido” y “Todas las azafatas van al cielo”. Para Burman, en todas sus películas “hay elementos personales pero más como temas, como interrogaciones, como fantasías y exploraciones que como transposiciones directas de cuestiones personales”. “Cuando estas obsesiones o interrogaciones se recrean en una dramaturgia cinematográfica se establece una distancia, todo va cambiando, no hay linealidad ni alusiones directas, lo que quedan son los temas, las preguntas”, según expresó el autor que con “El abrazo partido” ganó el Gran Premio del Jurado en el Festival de Berlín. El realizador, que apareció en 1998 con “Un crisantemo estalla en cinco esquinas” como una de las caras visibles del Nuevo Cine Argentino, mantuvo la decisión de buscar establecer siempre un vínculo fuerte entre sus películas y la gente y, además, la temática familiar es una constante de su cine. “A nivel narrativo la familia es un tema que uno nunca termina de explorar, es una unidad dramática suprema. De hecho –agregó– las acciones de todo el mundo tienen como base constitutiva la familia, se referencian ahí. Una familia que seguramente no es la familia Ingalls ni la familia tradicional sino un lugar de afectos y conflictos”. Con la actuación de Elena Lucena en los papeles de madre y tía de los hermanos y la expectativa que genera ver en pantalla grande a la dupla Antonio Gasalla-Graciela Borges este séptimo filme de Burman el día de su estreno se ubicó como el segundo más visto en Buenos Aires. (Télam)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora