“De ciertos veterinarios”

Esta carta es para hacer pública una situación que –por repetidos comentarios de terceras personas– no soy la única que la ha sufrido. El tema es la falta de profesionalidad y de amor por los animales que muestran ciertos veterinarios de Roca cuando deben diagnosticar y curar los males que sufren nuestras amadas mascotas. Sí, amadas con todas las letras, puesto que con ellas compartimos momentos y nos comunicamos nuestros dolores y alegrías tal como lo haríamos con otro ser humano, pues ellas conviven tanto con nosotros que son casi humanas y a veces más que eso. Cuando se nos van sufrimos profundamente por la falta del afecto que nos brindan. Tal es el caso de mi adorable perrita Caniche, que era mi compañía de todos los días dado que soy una persona mayor y con problemas de salud. Ella de repente perdió la motricidad de sus dos patitas traseras, con un agregado que afectó también su vejiga impidiéndole orinar. Después de hacerle un estudio complejo, el veterinario que la atendió dijo que tenía una hernia de disco y, por otros síntomas, que sufría una gastroenteritis. Después de darle medicación y tenerla internada por tres días sin observar ninguna mejoría, al cuarto día este veterinario me entregó a mi perrita deseándome suerte y sin saber realmente cuál era su diagnóstico. Su estado fue empeorando hasta que sucedió lo inesperado: mi Caniche murió luego de una semana. Investigué y obtuve una respuesta: tenía leucemia. Señor veterinario, le doy el diagnóstico de mi perrita: tenía leucemia. ¡Nadie muere por una hernia! Ahora me pregunto: ¿puede ser que se haya errado tanto en el diagnóstico? Creo que no, que todo se debe a la incapacidad de quienes exhiben pomposos diplomas que tapizan profusamente las paredes de sus consultorios y que pretenden hacernos ver una idoneidad que no tienen. Estamos a merced de ellos, que cobran altos honorarios por su inoperancia, sumas que gastaríamos gustosamente si nuestras queridas mascotas tuvieran la atención que merecen. Repito, no soy la única persona que ha tenido estos problemas; debemos empezar a levantar la voz, por el bien de nuestras amadas mascotas. Ah… un consejo: ¡dejen de lucrar con la salud de nuestras mascotas y dedíquense realmente a estudiar! Noemí Cargnelutti DNI 10.744.699 Roca N. de la R.: este diario se reserva la dirección de la clínica veterinaria mencionada en la carta

Noemí Cargnelutti DNI 10.744.699 Roca


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora