Declaró Jouliá y abundó el «no recuerdo»

El ex ministro de Gobierno declaró ayer por la asociación ilícita. La causa se inició por una denuncia suya. No aportó mucho y abundó el "no recuerdo".

ROCA (AR y AC).- La investigación de la asociación ilícita se inició a través de una denuncia del ex ministro de Gobierno Horacio Jouliá. Y ayer, compareció ante los jueces de la Cámara Tercera del Crimen, asegurando que la denuncia que presentó en la fiscalía fue por la sucesión de artículos periodísticos donde se daba a entender que «el poder político encubría el triple crimen».

El abogado Jorge García Osella, defensor de los policías procesados José Luis Torres, José Reyes, Mario Pérez y Carlos Brites, fue el único que interrogó a Jouliá, aunque las respuestas del testigo no lo dejaron para nada conforme. Una parte de la declaración fue la siguiente:

Cuando pidió el retiro de Torres, ¿por qué lo hizo?

«No recuerdo», dijo Jouliá.

«¿Pidió los antecedentes?»

«Sí».

«¿De dónde surge que entorpecieron la investigación del triple crimen?»

«No recuerdo».

¿Qué fundamentos tuvo?

«Los imprescindibles».

«Imprescindibles para hacer política», retrucó García Osella e inmediatamente recibió un llamado de atención del Tribunal.

Ante una consulta del abogado Eves Tejeda, Jouliá ratificó su denuncia en todos los términos. El testimonio de Jouliá era tal vez el más importante que se esperaba para la última jornada de testimonios del juicio. Sin embargo, y como pasó con los denominados «testigos clave», no aportó datos de importancia que permitan establecer la existencia de una asociación ilícita.

Si bien en este caso el ex ministro declaró sin dar demasiados detalles, en el resto de los casos se sucedieron los dichos de dichos, y prácticamente nunca se estableció quién realizaba las acusaciones más graves o que incriminara a los civiles y policías procesados.

Otro testigo fue el sargento Francisco Traipi. Desde el vamos aseguró que había recibido presiones y que algunos compañeros tenían datos de la asociación ilícita y el triple crimen, pero que tenían temor (ver aparte).

Traipi dijo que trabajaba en el puesto caminero de Cipolletti cuando detuvieron a Guillermo González Pino con el Renault 18 de la Brigada de Allen. «El jefe del destacamento era Candia. Le pregunté por qué no había constancia de la detención, pero me respondió que no me meta».

El sargento dijo que «veía a González Pino con Pérez, Reyes y Torres. Atendí varios llamados para Torres cuando yo estaba en el Comando». Sin embargo, Traipi aseguró que nunca vio ninguna irregularidad entre los civiles y los policías procesados.

También completó su declaración Alfredo Riffo Tapia, quien la semana pasada tuvo que ser retirado del recinto ante una indisposición.

Riffo Tapia había asegurado en una propiedad vecina a la suya, funcionaba una especie de desarmadero de vehículos, donde veía habitualmente a Daniel «Chiquito» Reyes y a Jorge Reyes. «Les sacaban los motores a los autos durante la noche y le pasaban la moladora», dijo.

Dijo que el que ponía el dinero era Montecino, Jorge Reyes era el mecánico y «Chiquito» Reyes el que hacía los papeles.

Dijo que los patrulleros de la subcomisaría 24 pasaban por el lugar sin hacer nada, pero tuvo palabras de elogio para el comisario José Luis Torres -a cargo de la comisaría Cuarta- ya que «secuestró una moto y un Ford Sierra o Renault Fuego rojo que estaba escondido y con la luneta rota», aseguró.

Para el próximo 29 de noviembre están previstos los alegatos del fiscal Eduardo Scilipotti y García Osella, mientras que para el 30 de noviembre los de Juan Carlos Ríos Iñíguez, Eves Tejeda y Martín Segovia.

«Hay uniformados que no hablan por temor»

ROCA (AR y AC).- «Hay policías que tienen algunos datos del triple crimen y de la asociación ilícita. Pero no declaran por temor. Algunos que fueron citados, no dijeron todo lo que saben». La frase del sargento Francisco Traipi cayó como un balde de agua fría.

Tan es así que al término de su declaración, se pasó a un cuarto intermedio y le acercó documentación al fiscal de Cámara Eduardo Scilipotti.

Antes, Traipi mencionó presiones que viene recibiendo desde hace un tiempo, incluso de jefes policiales.

«Todo esto es por haber investigado la asociación ilícita. Ya me sacaron la posibilidad de hacer servicios adicionales. ¿Quién me asegura que no me van a seguir o hacerle algo a mi familia?», dijo.

«Falta de garantías»

Señaló que en una oportunidad le comentó el tema al juez Pablo Iribarren, «pero al policía no se le dan garantías», aseguró.

A uno de los jefes policiales que acusó de presionarlo, fue al titular de la comisaría Tercera de Roca, Eladio Infante.

«Infante se hizo cargo de una de las comisiones. Me dijo que quería ver todo lo que recabábamos. Además me dijo «Torres y Oliva no son delincuentes. Son mis amigos desde hace 20 años. Yo sé lo que le voy a pasar al juzgado»». Traipi dijo ayer que ante esta perspectiva, le pidió al juzgado que lo desafecten de la comisión investigadora.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios