Dolores musculares, un mal de la vida moderna

Entre los dolores musculares, el más frecuente de todos es el de espalda.

"Los dolores musculares constituyen la causa más frecuente de dolor crónico severo e incapacidad física, y el aumento de la expectativa de vida amenaza con empeorar la situación", afirmó Kofi Annan, secretario general de ONU, con motivo del lanzamiento de la Década del Hueso y la Articulación.

La ONU estima que en 2010 las afecciones musculares representarán el 25% del gasto en salud de los países en vías de desarrollo. Actualmente, en Estados Unidos, cuestan 215 millones de dólares al año e implican 131 millones de consultas médicas. Entre los dolores musculares, no cabe duda de que el más frecuentes es el dolor de espalda.

Según la British Medical Association, entre un 30 y un 40% de la población mundial sufre dolor de espalda en este preciso momento; y entre el 80 y el 90% lo experimentará en algún momento de su vida. Afecta a ambos sexos y a personas de cualquier edad, aunque es más frecuente en los mayores.

 

Ausentismo laboral

 

A nivel global, el dolor de espalda es la segunda causa de pedido de licencia por enfermedad; los más afectados son los obreros de la construcción y las enfermeras ya que suelen levantar objetos pesados y mantener posturas forzadas.

Según la British Medical Association, las pérdidas en la productividad asociada a los dolores de espalda en la actualidad son dos o tres veces mayores que hace 20 años.

Pero tanto el dolor de espalda como los demás dolores musculares no constituyen en sí mismos una enfermedad: son síntomas molestos o incluso incapacitantes del estrés, de una actividad física mal realizada, de una mala postura, de un esfuerzo excesivo, etcétera. Si bien una cuota de estrés es estimuladora y sienta bien, el exceso afecta a la salud y al bienestar del individuo.

Estar sometido a un estrés constante repercute en el organismo, y músculos como los de la espalda, el cuello y las extremidades no escapan a ello; la tensión muscular que deviene fácilmente en dolor es uno de sus signos más evidentes.

Según la British Medical Association, las técnicas más eficaces para disminuir las reacciones físicas al estrés (dolores tensionales incluidos) son la respiración controlada profunda y la relajación. La práctica deportiva amateur, realizada en forma inadecuada, es otra de las grandes causas de dolores musculares. La exigencia muscular del fútbol es una importante causa de lesiones, que afectan mayormente a los miembros inferiores. Distensión muscular, esguinces o desgarros son algunos de los problemas más frecuentes de los futbolistas amateurs, problemas que requieren reposo y en algunos casos el uso de antiinflamatorios.

En los que prefieren el tenis, los principales dolores musculares son la tendinitis de codo y de hombro y las molestias lumbares, resultado del sobreuso de los músculos de estas regiones. Se estima que el 4% de los tenistas profesionales pierde al menos un torneo debido al dolor de espalda y que el 10% sufre de lumbalgia crónica.

En aquellos que practican deportes de contacto, como las artes marciales, los movimientos bruscos o las caídas son causa frecuente de lesiones musculares.

Una adecuada nutrición previa a la práctica deportiva (comida abundante pero de fácil digestión 3 ó 4 horas antes) es una medida preventiva que permite evitar lesiones musculares e los deportistas amateurs, así como también mantener un normal desempeño integral del organismo (músculos incluidos).

Elongación antes y después de realizar la actividad física es otra medida preventiva fundamental.

 

Los tratamientos

 

Cuando los dolores se prolongan en el tiempo o cuando obstaculizan o impiden realizar las actividades cotidianas es conveniente consultar al médico.

El médico puede indicar medicamentos analgésicos y antiinflamatorios, reposo, actividad física controlada, aplicación de frío o calor (según el caso) en la zona afectada, reeducación postural global o un gran número de otras técnicas kinesiológicas. En caso de emplearse medicamentos, el más utilizado en el mundo es la aspirina.

Por otra parte, la aspirina es, desde hace más de 100 años, uno de los analgésicos y antiinflamatorios de elección para el tratamiento de dolores leves a moderados; en muchos casos, se emplea contra dolores severos y enfermedades crónicas. La razón es que actúa inhibiendo la síntesis de las prostaglandinas, que son sustancias que amplifican o activan el dolor.

 

Recomendaciones

La British Medical Association indica una serie de medidas para combatir los dolores musculares:

-Evitar el estrés

-Perder peso si está excedido

-Realizar técnicas de elongación muscular antes y después de una actividad física

-Llevar una adecuada nutrición antes de realizar una actividad física

-Mantener una postura corporal adecuada

-No forzar la espalda al levantar peso


Comentarios


Dolores musculares, un mal de la vida moderna