Dos muertos y tres heridos en una colisión frontal

Fue ayer al mediodía, a 15 km de Bariloche. Viajaban en un auto y murieron en forma instantánea.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Un matrimonio perdió la vida y otras tres personas resultaron heridas en una violenta colisión frontal registrada ayer sobre la Ruta 40 Sur, en la cabecera sur del lago Gutiérrez. Los fallecidos son el suboficial de Gendarmería César Julio Gallardo, de 54 años, y su esposa, Herminia Graciela Cloz, de 48 años. El infortunado matrimonio se dirigía hacia el sur, en un Ford Escort rojo (patente CIF 799), cuando chocaron de frente contra una Toyota Hilux 4×4 (patente FLS 445), ocupada por la familia Magri, que ingresó a la ruta desde la Estancia Peumahue, en dirección a Bariloche.

El conductor de la camioneta Juan Magri (64) recibió la primera atención médica en el Hospital Zonal, donde ingresó lúcido pero con un grado leve de conmoción y, tras ser sometido a una tomografía que dio resultado positivo, fue derivado al Hospital Privado Regional. Su esposa Claudia Bulgarini y la hija de ambos, Fiorella Magri (17), fueron trasladadas al Sanatorio San Carlos con contusiones y lesiones leves, en una ambulancia de Gendarmería.

El accidente se produjo a las 12.25, en el kilómetro 2013 de la Ruta 40 Sur -a unos 15 kilómetros de Bariloche-, en un tramo que se extiende sobre una prolongada recta con amplia visión. Por la hora y las favorables condiciones climáticas, las autoridades que asistieron a las víctimas

descartaron la incidencia de factores externos en el luctuoso accidente. «La cinta asfáltica estaba seca y la visibilidad era buena», señalaron.Según testigos, la camioneta salió del camino de tierra de la estancia, cruzó el carril de circulación sur e ingresó a la ruta, en dirección a Bariloche, a una velocidad imprudente para la maniobra y subestimando la proximidad del otro vehículo.

Al parecer el conductor del Escort -que se desplazaba a unos 100 km p/h- se asustó ante la brusca aparición del rodado y volanteó hacia la izquierda, invadiendo el carril contrario donde se produjo la mortal colisión.

Tanto el gendarme como su esposa murieron en el acto, mientras que los tres ocupantes de la Toyota sólo sufrieron contusiones y lesiones de distinta gravedad.

El frente y gran parte de la cabina del Ford Escort quedó convertido en una masa de hierros retorcidos con sus ocupantes atrapados adentro, ya sin vida, y los bomberos debieron trabajar casi una hora cortando los restos para extraer los cuerpos.

Los vehículos quedaron atravesados en la ruta hasta avanzada la tarde. La muerte del matrimonio Gallardo despertó un profundo dolor entre los allegados de las fuerzas policiales y la Gendarmería, quienes recordaron con pesar el triste destino de la pareja que dos años atrás sufrió el suicidio de su hijo de 15 años.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora