El asesino noruego está loco

OSLO (AP).- El multihomicida confeso Anders Behring Breivik estaba demente cuando mató a 77 personas con una bomba casera y un tiroteo en Noruega, por lo que debería ser confinado a una institución psiquiátrica en lugar de a prisión, dijo ayer la fiscalía. Una evaluación psiquiátrica ordenada por un tribunal de Oslo halló que el acusado estaba psicótico durante los ataques del 22 de julio, la peor matanza cometida en el país en tiempos de paz, lo que significa que carece de la capacidad mental para ser condenado a prisión, dijeron los fiscales a los periodistas. El informe, redactado por dos psiquiatras que hablaron con Breivik un total de 36 horas, será revisado por una comisión de psiquiatras forenses antes de que el tribunal emita un fallo sobre si Breivik está demente de acuerdo con la definición legal del término. Sus conclusiones contrastan con comentarios anteriores formulados por el director del consejo, que en julio dijo a The Associated Press que era improbable que Breivik fuera declarado mentalmente incompetente porque los ataques fueron cuidadosamente planeados y ejecutados. “Las conclusiones de los expertos forenses son que Anders Behring Breivik estaba demente’’, dijo el fiscal Svein Holden.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora