El filme de un alma fascinante

La vida de Alma Mahler llegó finalmente al cine. "La novia del viento" de Bruce Beresford , que acaba de terminar su rodaje, cuenta la vida de esta legendaria musa de artistas e intelectuales.

VIENA (EFE).-Alma Mahler, legendaria musa de artistas e intelectuales famosos del fin de siglo en Viena, es la figura central de una película cuyo rodaje, bajo la dirección de Bruce Beresford, ha concluido esta semana en los escenarios originales de Viena y sus alrededores.

«The Bride of the Wind» (La Novia del Viento) es el título del filme rodado íntegramente en Viena, aunque en idioma inglés, y en el que actúan dos actores a los que muchos auguran un futuro prometedor.

En el papel principal se verá a la australiana Sarah Wynter, que también actúa en la próxima película de ciencia ficción de Arnold Schwarzenegger «El sexto día».

Vincent Pérez, («La Reine Margot» e «Indochine»), que representa al pintor Oskar Kokoschka, asimismo parece estar a punto de adquirir fama y próximamente aparecerá en la gran pantalla junto a Kim Basinger en «I dreamed of Africa» (Soñé con Africa); desempeña en este filme el papel de un hombre entregado a su pasión, pero que no puede ganar a su amor para siempre.

El personaje original en el que se basa la película, Alma Mahler (1879-1964), estuvo casada con el compositor Gustav Mahler, casi veinte años mayor que ella, muy celoso, que prohibió a la mujer, dotada de mucho talento musical, que hiciera composiciones propias.

También fueron sus maridos el escritor Franz Werfel y el arquitecto Walter Gropius.

La «Novia del Viento» hace alusión a un cuadro de Oskar Kokoschka que se interpreta como reflejo expresionista de su apasionada relación con Alma Mahler.

En la película, Kokoschka enseña el óleo a su amante diciéndole: «He pintado mi obra maestra: a ti y a mí», pero ella le responde con bruscas palabras, le revela que espera un hijo de él pero que va a abortar, y el pintor, por su parte, anonadado, decide ir al frente de la Primera Guerra Mundial.

El título quiere caracterizar asimismo a esta mujer, amada por tantos hombres de su tiempo, pero a la que ninguno supo atar ni atraer definitivamente, que parecía realizar un baile amoroso con quienes la admiraban y estaban orgullosos de su relación con ella, aunque fuese una entre muchas.

Bruce Beresford, que en 1990 obtuvo un Oscar por «Miss Daisy y su chófer», ve un reto extraordinario en la realización de este filme, por lo excepcional de la figura principal y por los pintorescos lugares donde se desarrolló su vida.

La joven Sarah Wynter se mostró fascinada con su papel y los escenarios donde se desarrolló el rodaje, y destacó en unas declaraciones a la prensa que, en su primer papel principal, por primera vez, interpreta a una figura que ha vivido en la vida real.

A la australiana, rubia de naturaleza, le costó, sin embargo, cambiar de aspecto físico, teñirse el pelo de rojo y ponerse extensiones de pelo largo.

El papel de Alma Mahler le exigió además mucha lectura, tuvo que aprender inglés con acento vienés y familiarizarse con la música de Gustav Mahler, al igual que con las composiciones de su mujer.

Su colega, el inglés Jonathan Pryce, tomó clases con un compositor para poder interpretar a la figura de Gustav Mahler, y aprendió cómo se dirige a una orquesta, a pesar de que, según dijo, encontró bastante difícil «seguir el compás de la música y realizar simultáneamente movimientos diferentes con las dos manos».

Para Sarah Wynter, Alma Mahler fue una predecesora del movimiento feminista, una mujer con una vida muy agitada, que amaba la música, estuvo tres veces casada, se le murieron dos hijos y, finalmente, tuvo que emigrar a América.

«Ya sé que el hombre sale al mundo para hacer la rueda del pavo, mientras que quiere descansar en su hogar.

Este es el destino de la mujer, pero no el mío», escribió Alma Mahler en su diario a los 24 años.

Ella, en su joven matrimonio con Gustav Mahler, se sintió como encarcelada y experimentó la muerte de su marido como una oportunidad para recuperar la libertad, que le permitió dedicarse a la música y llevar una vida como le gustaba.

Rompió con todas las convenciones de su época y destacó por su instinto infalible cuando se encontraba con un hombre genial; incluso se decía de ella que sólo podía amar o trabar amistad con los que la fascinaban por su talento. (EFE)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios