El Ministerio de Planificación prevé para Neuquén menos fondos

Si bien en términos nominales las transferencias discrecionales se mantienen prácticamente sin cambios, cuando se considera el efecto de la inflación el resultado se torna negativo.

Tal como se destaca en el proyecto de presupuesto presentado por el gobierno nacional para el 2014, el Ministerio de Planificación Federal, comandado por Julio de Vido, prevé transferencias para Neuquén por unos 180,3 millones de pesos.

La cifra refleja una caída nominal del orden del 2,7% respecto del año anterior y del 6% en relación con lo presupuestado en el 2012.

Si se netean estos valores con la inflación estimada para los períodos bajo análisis, la caída en términos reales es mucho mayor.

Según se constata en el proyecto de presupuesto, algo más del 90% de este valor se destinará a cubrir programas que atiendan el déficit habitacional.

Es llamativo el bajo nivel de transferencias que percibe la administración Sapag en relación con otras jurisdicciones nacionales. En Río Negro, por caso, el Ministerio de Planificación Federal prevé inyectar el año que viene cerca de 247 millones de pesos, es decir, un 37% más de lo que percibirá el Estado neuquino.

Las diferencias son más marcadas aún cuando se toman como ejemplo las provincias del norte y la Mesopotamia del país.

A Formosa se proyecta transferir el año que viene 906 millones de pesos y para el gobierno de Entre Ríos, alrededor de 809 millones, por dar sólo algunos ejemplos.

Otro de los ministerios estratégicos es el de Desarrollo Social, que implementa programas que buscan paliar situaciones de pobreza y promover el desarrollo de los sectores de la población más excluidos a través de la entrega de subsidios a los gobiernos provinciales y municipales. El programa más importante de la cartera liderada por Alicia Kirchner es el de Promoción del Ingreso Social con Trabajo, que el próximo año repartirá casi 4.350 millones de pesos. Cabe destacar que sólo once jurisdicciones son las beneficiadas, de las cuales Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires concentran más del 80%. En este grupo no figuran Río Negro ni Neuquén, que desde esa cartera recibirán en concepto de Seguridad Alimentaria 34,7 y 18 millones respectivamente.

Un indicador que refleja también el criterio político con el cual el Poder Ejecutivo reparte los fondos es la distribución per cápita del gasto. De acuerdo con los datos difundidos recientemente por la consultora Economía & Regiones, la provincia de Santa Cruz surge como la más beneficiada, con un gasto anual de 3.258 pesos por habitante, un 215% más que el promedio para todo el país (1.033 pesos). En el caso de Río Negro este valor es de 946 pesos por habitante, mientras que para Neuquén es de 905 pesos.

Transferencias automáticas

En relación con los fondos que las provincias de Río Negro y Neuquén recibirán en concepto de coparticipación federal y Fondo Federal Solidario, éstos ascenderán a 12.518 millones de pesos.

El año pasado el proyecto preveía para ambas jurisdicciones 9.230 millones de pesos.

Estos valores resultan inferiores a las estimaciones de la consultora Economía & Regiones, que indican que la región debería recibir el año próximo alrededor de 13.400 millones, lo que marca una diferencia del 7,1% con respecto a las cifras oficiales. Por su parte, para todo el año en curso el estudio que dirige Rogelio Frigerio (n) proyecta transferencias por un monto cercano a los 10.160 millones de pesos.

De acuerdo con las estimaciones de la consultora, el próximo año los “fondos potenciales” que Nación podría girar a las provincias en concepto de coparticipación federal de impuestos totalizarían 296.700 millones de pesos, lo que implicaría una suba interanual del 31,4% y un sobrecumplimiento del 7,1% de la meta presupuestaria.

Ahora bien, basados en el proyecto de presupuesto 2014, las transferencias por coparticipación ascenderían a 277.055 millones, lo que arroja una diferencia con las estimaciones de Economía&Regiones de 19.645 millones de pesos. De este total casi 860 millones se podrían distribuir en Río Negro y Neuquén en el caso de que se verificaran las proyecciones.

Volviendo a las cifras establecidas en el presupuesto 2014, los giros automáticos a Neuquén durante el año próximo llegarían a 4.987 millones de pesos pero, debido a la subestimación de las pautas macroeconómicas, el monto podría terminar siendo de 5.343 millones, lo que equivale a un aumento del orden del 7% (356 millones). Para Río Negro la diferencia entre lo presupuestado y el estimado por analistas y consultores ascendería a 501 millones de pesos.

Además de los giros automáticos, las provincias reciben recursos del Fondo Federal Solidario, constituido con el 30% de las retenciones a las exportaciones de soja y derivados que percibe el Estado nacional, de ahí que también se lo llame “ fondo sojero”.

La distribución de estos recursos tiene un carácter “semiautomático” debido a que su ingreso se encuentra atado a la proyección y ejecución de programas de obras públicas. Pero, además, Nación puede suspender los envíos en el caso de que se detecte que se están utilizando para financiar gastos corrientes.

Los números mágicos del presupuesto indican que para todo el 2013 estas transferencias alcanzarían los 10.428 millones de pesos, un 42% más que en el 2012. En tanto, para el próximo ejercicio fiscal están estimados en 13.456 millones, lo que equivale a una suba de sólo el 29% en relación con lo estimado para el 2013.

Esto se debe en parte a que los cálculos contemplan una menor cotización promedio de la tonelada de soja. Al depender del valor de las exportaciones, lo que el gobierno recaude va a estar fuertemente influenciado por lo que suceda con la economía global, en particular con Estados Unidos y China, por su impacto en la oferta y demanda mundial de la oleaginosa.

De todas maneras, lo que llega a la región por esta vía es poco significativo en comparación con lo transferido por coparticipación. Acorde con los datos del proyecto de presupuesto, en el 2014 los giros por el “fondo sojero” ascenderían a 226 millones de pesos para Neuquén y a 328 millones para Río Negro.

Discrecionalidad

Al comienzo del artículo se hizo referencia a aquellos fondos cuya distribución no responde a una regla automática sino que el gobierno nacional puede repartir con un alto grado de discrecionalidad de acuerdo con el grado de afinidad política que tenga con el gobernador de que se trate.

Estos envíos tienen como destino el financiamiento tanto de gastos de capital como corrientes. En el caso de los primeros, en su mayoría son fondos para la ejecución de obras públicas. En cambio, las transferencias corrientes van dirigidas a la implementación de programas sociales que apuntan a satisfacer necesidades básicas de la población, como la alimentación.

Según el proyecto de presupuesto nacional para el próximo año, este tipo de transferencias se incrementaría un 4% respecto del 2013 –esto es, 1.710 millones de pesos más– y alcanzaría los 42.762 millones. Los más beneficiados serían los municipios, ya que las transferencias a los mismos crecerían un 21%, mientras que para las provincias la variación sería de apenas el 1%.

El Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, comandado por Julio de Vido, es el que acumula el mayor porcentaje de partidas discrecionales, las cuales en el 2014 estarán dirigidas a tratar de paliar uno de los problemas estructurales de nuestro país: el déficit habitacional. De hecho, es la cartera que presenta el mayor incremento interanual en el monto de sus partidas.

En el caso de Neuquén los programas orientados a la política habitacional representan más del 90% de los fondos que giraría el Ministerio de Planificación. Una situación similar se da en Río Negro, donde este porcentaje es del orden del 85%.

A los efectos comparativos, los recursos presupuestados de los principales programas de cuatro ministerios clave (Desarrollo Social, Salud, Educación y Trabajo) no superan los 200 millones de pesos para toda la región.

Fin del “veranito”

En los últimos años los instrumentos de coordinación fiscal con las provincias han sido el Régimen Federal de Responsabilidad Fiscal y el Programa Federal de Desendeudamiento Provincial. Por este último los gobernadores evitaron pagar en el 2012 alrededor de 5.700 millones de pesos en concepto de intereses, cifra que superaría los 7.000 millones en todo el 2013. Hay que tener en cuenta que el gobierno nacional es el principal acreedor de las provincias. Pero a fin de año se termina el período de gracia para pagar capital e intereses de la deuda antes refinanciada con el Estado nacional. Debido a esto, en el 2014 las provincias deberán afrontar vencimientos por más de 9.000 millones de pesos, lo que complicará sobremanera el panorama financiero. Pero la administración central no las abandonará a su suerte. En el proyecto de presupuesto se incluye el Programa de Sustentabilidad de las Finanzas Públicas Provinciales por 9.003 millones, monto que permitiría cubrir la casi totalidad del flujo antes mencionado.

Analistas y consultores creen que esta estrategia le permitiría al Poder Ejecutivo adoptar un sistema de “reparto” discrecional, considerando caso por caso y ayudando a los gobernadores “amigos”. De lo que no cabe duda es de que éstos disputarán una ardua batalla por esos fondos, como gladiadores en el Coliseo frente al emperador.

Dentro de este panorama sombrío otro premio consuelo es la suspensión por otro año de las restricciones que impone la ley de responsabilidad fiscal, entre las que se pueden mencionar los límites al crecimiento del gasto público y la imposibilidad de tomar endeudamiento externo para financiar gastos corrientes. Este último instrumento ha sido utilizado por varios gobernadores para cubrir el rojo fiscal, entre ellos Jorge Sapag.

(Redacción Central)

Proyecto Presupuesto Nacional 2014


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios