El sueño de “Conflu” ya está en marcha



1
#

Todas las divisiones del club participan del Oficial de Lifune.

2
#

Cientos de chicos se reúnen a diario en el predio de Moquehue y Los Nogales.

Matías Subat

El Club Social y Deportivo Confluencia es una realidad. Esta institución es una de las caras nuevas que apareció en las competencias organizadas por la Liga de Fútbol del Neuquén y ya está en acción. El nuevo integrante de Lifune tiene su predio en las calles Moquehue y Los Nogales, mismo lugar donde años atrás funcionó el club Hueney Hue, una extinta institución neuquina que supo contener a cientos de niños de un barrio, el Confluencia, que en los últimos años escribió en los diarios más páginas policiales que deportivas. “Nuestra idea es ayudar al barrio, trabajar para sacar a los chicos de la calle y comenzar a ser conocidos por cosas buenas”, comentó Ariel Koon, un joven de 23 años que volvió a su tierra natal, luego de estudiar en Córdoba, y junto a un grupo de amigos pusieron manos a la obra para contener y dar oportunidades a chicos que no las tenían y soñaban salir adelante corriendo atrás de una pelota. “Éste es un proyecto que está encarado, en su gran mayoría, por gente joven, casi todos tenemos menos de 25 años y contamos con dos personas con más experiencia que vienen del viejo club Hueney Hue”, contó el presidente de Conflu. Koon fue el ideólogo de esta institución que está dando los primeros pasos en la segunda categoría del fútbol neuquino y hará de local a pocos metros de su casa, en la Chacra de Independiente de Neuquén. “Yo estudiaba en Córdoba para ser entrenador, durante la cursada me entusiasmé con la idea de formar un club y me puse a escribir el proyecto para armarlo. Por suerte conté con la ayuda de un profesor que me fue explicando los pasos a seguir y cuando volví ya tenía la idea clara y plasmada en un papel”, largo el muchacho que se quedó sin trabajo hace pocas semanas y reparte sus días conteniendo a más de cien chicos en la cancha y buscando auspiciantes para el club fuera de ella. Hoy Confluencia tiene un equipo propio que ya dio sus primeros pasos en el fútbol federado, una institución comandada por un puñado de jóvenes con ganas de generar algo grande para contener a los pibes del barrio y con la ilusión de dar una vuelta olímpica para que la historia tenga un final feliz. (AN)

Matías Subat

Lifune


Comentarios


El sueño de “Conflu” ya está en marcha