La vida en arte de Sebastián Bossero

Radicado en Suiza, el músico de Patagones lleva diez años desarrollando su carrera en escenarios europeos. De visita en la comarca, hizo algunos shows y prometió volver a su ciudad.

Ser artista. Ese fue el claro objetivo desde la adolescencia. Y lo logró. Sebastián Bossero hace 10 años que vive en Europa y de esta pasión que abraza desde cuando los chicos empiezan a soñar con el futuro, con el ¿que me gustaría ser cuando sea grande? Su adolescencia estuvo marcada por los primeros pasos en el teatro y la música, que luego encaminó con mayor capacitación en Buenos Aires. Después, apareció Europa: hace ocho años que está radicado en Zurich, Suiza. Los veranos de su natal Patagones lo regresan a casa, a la familia, los amigos, las raíces que nunca se pierden. Y en los últimos años esa visita incluyó también escenarios locales. Este año se presentó en la Fiesta del Mar y del Acampante, en El Cóndor, junto con un par de músicos amigos y en la instalación que se organizó para el Día Internacional de la Mujer en la Residencia de los Gobernadores en Viedma. El cerrado aplauso local fue un gran reconocimiento y orgullo para quienes lo vieron crecer en la comarca. Una voz atrapante acompañada de postura escénica lo destacó, generando enseguida la consulta de gran parte del público. “¿De dónde es?”. En 2015 protagonizó una obra de teatro sobre Alfonsina Storni en Buenos Aires, en el marco de un intercambio suizo argentino con financiamiento del país europeo. Se preestrenó en la capital federal y en noviembre pasado se realizó la gira en noviembre en la zona norte de Suiza. Participaron tres músicos y una actriz argentinos, un actor y una actriz suizos al igual que la directora. Y Sebastián en el medio del charco hablando español y alemán. Luego del secundario, en Patagones, partió a Buenos Aires para capacitarse en comedia musical en el Conservatorio del Teatro, además de cursos en esos 15 años de residencia. En 2004 tuvo una oportunidad laboral en Francia, convirtiéndose en el primer contacto con Europa, donde “confluyen diversas culturas con una variedad infinita de posibilidades con una fuerte competencia donde hay que ganarse los lugares”. Luego vino Italia y finalmente Suiza, que “significó un shock cultural porque no es la Europa latina”. Durante los primeros años allí la música fue la llave que abrió puertas laborales y en los últimos cuatro el teatro con el manejo de varios idiomas. Los trabajos teatrales vinculados a la ecología realizados en Argentina no sólo le generaron una mayor conciencia sino también le ayudaron en una mayor apertura en Suiza “porque todo eso allá es tajante, mucho cuidado con el medio ambiente y trabajo de comunidad. Allá está instaurado que las pautas se cumplen, lo que acá puede tener una lectura como una cuestión muy de derecha probablemente. Cumplís las pautas o te la pasás pagando multas”. Este verano le dejó el deseo de hacer más cosas aquí, de mantenerse en contacto “a pesar que allá hago mucho de acá como tango fusión y folclore en español, además de jazz en francés, inglés e italiano”. Pero las raíces tiran y “esto es Latinoamérica que tiene una forma de empujar y de moverse muy diferente a donde vivo que es el otro extremo. Allá no existe la improvisación, la agenda es intachable, otro mundo que ellos entienden es el único modo de ser profesional y así se hace”.

Bossero, de paso por un café de su Patagones natal.

Tango fusión, folclore y jazz


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios