Encontraron los huesos de un “dino-pájaro”

Paleontólogos de la UNC hicieron el descubrimiento.



Unenlagia comahuensis

Los fósiles del “casi pájaro” datan del Cretácico y representan el primer hallazgo en la región.
NEUQUEN (AN).- “Casi un pájaro”. Esa fue la definición que eligió alborotado el paleontólogo Fernando Novas cuando comenzó a estudiar los llamativos fósiles que había encontrado en la zona de Portezuelo en 1996. Y ese fue el nombre pero llevado a la lengua mapuche que identifica al eslabón perdido entre los dinosaurios y las aves: “Unenlagia Comahuensis”, casi un pájaro del Comahue.

Siete años más tarde, a unos 60 kilómetros de El Portezuelo, un equipo de investigadores de la Universidad Nacional del Comahue (UNC) termina de identificar los fósiles de otro ejemplar de Unenlagia, una de las criaturas más fabulosas que se hayan identificado en el período Cretácico. Es el segundo que se conoce en el mundo y también está en Patagonia.

Los restos fueron rescatados en el yacimiento devenido en centro de estudios paleontológicos de Los Barreales -a 70 kilómetros de esta capital- donde los científicos llevan localizado un verdadero “zoológico” de fósiles de entre noventa y cien millones de años. No sólo se han encontrado restos de animales sino también de plantas, desde troncos y raíces hasta pequeñas hojas de árboles impresas en las rocas.

Las garras del Megarraptor que están en exhibición en el campamento de los paleontólogos.
“Tenemos un completo ecosistema, flora y fauna asociada por primera vez”, define el paleontólogo Jorge Calvo, el jefe del innovador proyecto “Dino” de Los Barrerales, que se ha transformado en un modelo a seguir por otros científicos .

Calvo no exagera cuando habla de un ecosistema del período Cretácico.

Un dato: el animal más chico que se identificó (un pez) mide apenas diez centímetros y tuvo un peso insignificante; pero el más grande (un dinosaurio saurópodo) supera los 30 metros y las 50 toneladas.

Hace apenas unos días, el equipo de Calvo supo que los curiosos huesos de la pelvis un animal carnívoro pertenecían a otro Unenlagia. Fue cuando los comparó con los fósiles que estudio Novas y que se exhiben en el museo Carmen Funes de Plaza Huincul.

“No lo podíamos creer y a pesar de que hay poco material no hay dudas de que se trata de Unenlagia”, resumió el investigador en diálogo con “Río Negro”.

Los huesos estaban en el mismo nivel geológico del Unenlagia de Portezuelo.

¿Cuál es valor de bicho en el reino de los dinosaurios? Cubrió la brecha que existía entre el ave más antigua del período Jurásico (Archaeopteryc) y los teróp

El investigador trabaja sobre los restos del saurópodo gigante en el lugar donde lo encontró.
odos (carnívoros) más cercanos del Cretácico. Un reptil en mutación a pájaro y casi listo para volar; es decir una prueba más de la teoría que indica los descendientes de los dinosaurios están entre nosotros, en vuelo o entre los árboles.

Unenlagia caminaba sobre dos patas apoyando sólo los dedos, provistos de poderosas garras. No podía elevarse porque era muy pesado y sus alas en mutación eran cortas. Pero aleteaba y con eso se ayudaba para tomar velocidad: no caben dudas que era un cazador, que se estima que en la adultez midió dos metros con treinta centímetros de largo y un metro con veinte centímetros desde el piso a la cabeza.

Bien podría decirse que este dino-pájaro desarrollaba algo parecido al carreteo de un avión.

Del Unenlagia que identificó Fernando Novas se encontraron 22 huesos: entre ellos parte del cráneo, vértebras, fémur (esbelto y largo), piezas de la cadera y la escápula. Novas, paleontólogo del museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia”, se sumará al proyecto para trabajar en el estudio específico de este terópodo.

“Creemos que pueden haber más huesos de Unenlagia; esto no termina porque seguimos trabajando en busca de más piezas”, agregó Calvo quien, sin embargo, no circunscribe sus objetivos a este animal. Es que, en total desde que comenzó la campaña paleontológica más larga de la historia, en Los Barreales se llevan rescatados tres dinosaurios saurópodos (herbívoros de gran tamaño), un ornitópodo, un terópodo no identificado, un megarraptor, restos de tortugas (pedazos de caparazón), piezas de cocodrilos, pequeños peces, hojas y troncos y raíces. “Hay trabajo para 15 años, estamos en una capa fosilífera que está plagada de fósiles”, cerró Calvo.

Rodolfo Chávez

rchavez@rionegro.com.ar

Un parque temático en el lago

NEUQUEN (AN).- El yacimiento fosilífero se llama ahora Centro Paleontológico Los Barreales y es el primer laboratorio ubicado in situ en la excavación. Será el primer parque temático paleontológico porque está decidido que los materiales permanezcan allí bajo un tinglado que, por la crecida del lago, fue ubicado a la zona más alta. Para 2003 se prevé plantar 2.000 árboles en lugares clave que no modifiquen el paisaje original, además de una demarcación del paseo y de los accesos a la costa del lago.

“La gente puede ir y pasar el día, hay una muestra, una charla y quien quiera después puede hacer un asado o bañarse en el lago”, explicó el científico. Ya hay una iniciativa para que 1.400 hectáreas de esta zona de Los Barreales -pegado al yacimiento Loma de la Lata- sea declarado como reserva, uno de los pasos para consolidar la iniciativa.

Esta semana, 16 jóvenes de Añelo comenzarán una capacitación en limpieza y preparación de fósiles para dotar de personal idóneo a esa localidad donde hay a una abundante presencia de estos materiales.

Unenlagia comahuensis


Comentarios


Encontraron los huesos de un "dino-pájaro"