Tecpetrol estudia su propio proyecto de GNL y señala la necesidad de certezas jurídicas

El nuevo presidente de Exploración y Producción de la compañía, Ricardo Ferreiro afirmó que llevan a cabo estudios para un proyecto de gas licuado con plantas montadas en tierra. La petrolera también está interesada en formar parte del proyecto de YPF y Petronas.

Tras haber alcanzado el récord de producción de gas, Tecpetrol anunció que lleva a cabo estudios para un proyecto de gas licuado en tierra. A la vez, miran con buenos ojos una posible participación en el proyecto de YPF y Petronas. El flamante presidente de Exploración y Producción de la compañía, Ricardo Ferreiro, expresó que para ambos casos, es necesario contar con certezas jurídicas y una macroeconomía ordenada.

La semana pasada, la petrolera del Grupo Techint logró un hito de producción al haber alcanzado 1 trillón de pies cúbicos (TCF) acumulados en 7 años. La firma produce 24 millones de m3 al día, pero «Fortín de Piedra es mucho más grande. Hoy en gas chocamos el techo de la demanda nacional y la capacidad de transporte«, señaló el vicepresidente para Vaca Muerta y la Cuenca Neuquina de Tecpetrol, Martín Bengochea en diálogo con este medio.

La infraestructura de transporte sigue marcando el paso de las proyecciones de producción. «Creemos que es necesaria la construcción de otro gasoducto, la exportación regional es un próximo paso. De todas maneras, el volumen de demanda no es la solución para las inmensas reservas de gas que tiene Vaca Muerta. Hay que pensar más allá», expresó el referente.

La firma lleva a cabo estudios para un proyecto de gas licuado con la instalación de plantas montadas en tierra. También «aparece esta oportunidad de apertura del proyecto de YPF y Petronas. Estamos esperando las conversaciones para entender el proyecto. Si existe la oportunidad de sumar esfuerzos, lo haremos«, aseguró Ferreiro en diálogo con Diario Río Negro.

El país está encaminado en la apuesta por el GNL: «la materialidad de reservas que puedan respaldar un proyecto de exportación de gas están. El mercado existe. El mundo ve al gas claramente como un combustible de transición y el mundo quiere la seguridad energética», marcó Ferreiro, quien ingresó en el puesto que antes ocupaba Horacio Marín, actual CEO y presidente de YPF.

En la actualidad, la demanda de GNL pisa las 400 millones de toneladas anuales (mtpa). «Se espera que al 2030-2040 el mundo consuma entre 700 y 800 mtpa, cada millón de toneladas este año representa un consumo de 4 millones de metros cúbicos por día de gas. Nuestro hito reciente, el TCF que ya producimos, equivale a más de 350 barcos de gas licuado«, destacó.

Sin embargo, para pensar en términos de exportación se requiere certeza jurídica, según el ejecutivo: «el permiso de exportación, ciertas condiciones fiscales. En una planta de 10 millones de toneladas se invierten entre 10.000, 11.000 millones de dólares en cinco o seis años para construir. En los años siguientes, recién se empieza a producir y vender. Tenés que tener ciertas condiciones que te den certezas a futuro«.

En la región, en el gas licuado se compite con el mercado americano, «cualquier comprador en el exterior te va a comparar con ellos«, expresó. Sin embargo, un factor que juega a favor del país es que Argentina no está involucrada en conflictos geopolíticos de magnitud, «y no tenemos que pasar por ningún estrecho un barco argentino para llegar a cualquier potencial consumidor asiático europeo», detalló.

Por lo que los puntos a resolver para avanzar en los proyectos de GNL van de la mano de la ley y las condiciones macroeconómicas razonables, expresó Ferreiro. A fines del año pasado, se presentó un proyecto de ley de GNL que quedó estancado en el Congreso Nacional. «La ley ayuda mucho, pero se requieren ciertas condiciones macroeconómicas que permitan salir al mercado a financiarse«, indicó.


Tecpetrol continúa los estudios para la planta de separación de líquidos de gas con miras a la exportación


La firma anunció que continúa estudiando la instalación de un nodo de separación de los líquidos de gas en Tratayén, Vaca Muerta. «Tiene sentido por varias razones. En Vaca Muerta, el gas es muy rico en etano, propano y butano» lo que permite producir Gas Licuado de Petróleo (GLP) entre otros productos, comentó Ferreiro.

El módulo que estudian instalar en Tratayén contará con poliductos, para trasladar los líquidos a la costa de Bahía Blanca y así destinarlos a la exportación. Tratayén se conecta con Fortín de Piedra a través de un gasoducto.

El etano es el líquido de menor demanda. Existen plantas que lo capturan y lo vuelven a gasificar porque «no hay consumo. Todas las petroquímicas están abastecidas. Es un mercado difícil hoy porque el shale de Estados Unidos abarca todo el mercado mundial», indico.

En cuanto al propano y el butano, son productos que se pueden extraer y son exportables. «Argentina tiene saldo exportador en esas dos, por eso es un proyecto interesante. Además genera demanda, por el llamado ‘gas retenido’. En el Complejo Cerri y en MEGA entran 6 millones de metros cúbicos de gas húmedo rico y salen 4,5 millones de metros de gas seco», comentó el referente.

«Ese millón y medio de diferencia se convirtió en líquido, entonces genera un espacio para producir un millón y medio más de gas para compensar ese retenido. Estos proyectos tienen sentido en sí mismos, nuevamente con las condiciones de macroeconomía. Este es un proyecto que requiere inversión fuerte también, pero no tiene tanta complejidad del mercado, como el gas licuado», expresó.

Sumar un nodo de fraccionamiento de gas no convencional permitirá aumentar la capacidad disponible y aprovechar su potencial, ya que se puede obtener una mayor cantidad de líquidos del shale gas que del extraído de forma convencional. A la vez, los aumentos de precios que persiguen la paridad de exportación hacen más atractivo el mercado.

Argentina se posiciona como el mayor exportador de Gas Licuado de Petróleo (GLP) en la zona, ya que su demanda se encuentra abastecida. Este se utiliza en la industria, el transporte, la agricultura, la generación de energía, y para la demanda residencial a través de garrafas o zepelin, que se distribuyen en localidades sin conexión a la red de gas.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora