Entrenados para ser mucho más que mejores amigos

BUENOS AIRES

Dos mujeres en silla de ruedas y un niño autista bajan por primera vez en sus vidas sin miedo al metro de Buenos Aires con entrenados perros de asistencia a los que aman y miman, una experiencia conmovedora para asombrados pasajeros.

Magdalena Espuey (40) sale del ascensor y atraviesa el andén. Ya no teme, sonríe y se aferra a la correa de Molécula, su perra labrador de servicio color chocolate. “¡Molly, vamos!”, la llama. Y Molly obedece, marcha firme pegada a las ruedas de la silla.

Magdalena se acomoda en un espacio sin asientos. Se volvió hábil en manejar ruedas, luego de quedar discapacitada hace 30 años por un accidente de auto. Está feliz.

“Molly es mi otro yo”, dice. “Ella llega donde no llegan mis brazos. Con los dientes abre puertas y cajones, me alcanza lo que se me cae. Es una compañera de vida”.

El claxon del tren subterráneo aturde con su estruendo. La red es muy ruidosa, las aglomeraciones intimidan. Los padres de Juan Pablo (7) están excitados pero transmiten fe. El niño padece autismo.

El padre, Diego Torena (43), es un corpulento ingeniero electricista. “Nosotros no éramos ‘perreros’, nunca tuvimos, pero esta le hace bien a Juan Pablo. Todos los días Panzeta lo va a buscar al jardín”, relata. Su hijo tiene la carita redonda iluminada de emoción. Juan Pablo no habla. Pero parece contagiado de optimismo en su viaje.

En su inocencia de 12 años, la tercera protagonista es Valentina Espíndola. Está en otra silla de ruedas. Sufre una atrofia motriz. Caminaba, ahora no. Tiene la tez pálida, tan blanquecina que es casi transparente, y ojos celestes. Luce bucles rubios y con su mano derecha lleva a Rúcula.

“Estoy en la escuela secundaria (media). Rucu está conmigo el resto del día”. A su alrededor se agolpan pasajeros. El escritor Aldous Huxley dijo una vez: “Todos los hombres son dioses para su perro. Por eso hay gente que ama más a sus perros que a los hombres”. Magdalena, Juan Pablo y Valentina lo saben. (AFP)


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios