«Excepcional interés por resolver»

La pléyade de candidatos a integrar el Concejo Deliberante de Neuquén está mostrando un excepcional interés por resolver todos y cada uno de los múltiples problemas de nuestra pujante urbe. Algunos de ellos tienen una trayectoria coherente con tal interés, pero muchos parecen estar despuntando sus trayectorias y deslumbran con ideas y proyectos que alimentan la simple pregunta «¿Y por qué no lo hicieron antes?».

Un párrafo aparte merece la disposición de algunos de los candidatos por legislar en pro de un marco jurídico que permita al gobierno municipal contar con las herramientas legales para salvaguardar los intereses de los ciudadanos en temas tan álgidos como el de la provisión y distribución del agua y el del saneamiento ambiental. Los ciudadanos de Neuquén capital no deben olvidar en esta instancia que una iniciativa popular que buscaba los mismos fines fue abortada en el seno del Concejo Deliberante, transgrediendo un cúmulo de normas legales que obligaban al tratamiento de tal iniciativa por parte de los ediles.

A propósito de transgresiones. Una vez más (o una elección más) la contaminación visual y acústica de la ciudad muestra un incremento exponencial, producido mayoritariamente por las campañas políticas de aquellos que pretenden legislar precisamente a favor de una ciudad limpia, segura y ordenada que favorezca a todos los ciudadanos sin excepción. Algunos de esos transgresores candidatos a legisladores han advertido el hartazgo de la ciudadanía y, en un brusco cambio de timón, están «limpiando la ciudad», limpieza que es parcial puesto que dejan su impronta hipócrita y no cubre todos los desmanes que hicieron con anterioridad. De todas maneras, es saludable que después de cuatro décadas de violentar espacios públicos y privados y de hacernos creer que los paredones de las escuelas eran «propiedad de ellos» se hayan sensibilizado al respecto: quizás en la primera sesión del nuevo Concejo sean los primeros en proponer «tolerancia cero» a las pegatinas y pintadas políticas.

Pero en este callejón de los milagros hay más: otro de los candidatos anunció que como término de campaña no harán el clásico mitin sino que se dedicarán a limpiar todo lo que ensuciaron. Pecando quizás de ingenuo, puedo esperar que en el mes de la primavera me impacte un hermoso paisaje urbano producto de la repentina conversión de estos candidatos pero… ¿esto quiere decir que yo ensucio total después limpio?

Feliz o lamentablemente, depende del punto de vista, dos candidatos (o listas) han mostrado una conducta acorde con lo que se espera de un creador de leyes: que las respete. No sé si el desempeño electoral de estos candidatos será el esperable, pero al menos el próximo acto eleccionario mostrará si los habitantes de la ciudad de Neuquén votamos ideas y coherencia o meramente a candidatos con discursos disociados de su praxis.

Carlos A. Morales, DNI 18.825.358

Neuquén


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios