Faltan U$S 3 millones en el Senado

Maqueda denunció irregularidades en la imprenta de la Cámara alta

La Presidencia Provisional del Senado denunció ayer ante la Justicia penal una serie de maniobras ilícitas por tres millones de dólares, que habrían sido llevadas a cabo por personal de la Tesorería y la Contaduría de la Imprenta del Congreso, entre 1995 y 1999.

Como consecuencia de una investigación ordenada por el presidente provisional del Senado, Juan Carlos Maqueda (PJ-Córdoba), en la imprenta del Congreso de la Nación se detectaron irregularidades por un valor de tres millones de pesos, lo que equivalía en ese momento a tres millones de dólares, ya que se habrían registrado durante el período 1995-1999.

En principio se encontrarían involucrados los actuales director y subdirector de Administración y Finanzas; el Jefe de marketing y Servicios, y otros tres ex funcionarios de la Imprenta del Congreso.

La maniobra urdida en la Imprenta consistía en percibir el importe de la factura en efectivo y emitir el correspondiente recibo oficial por dicho importe.

El dinero en efectivo nunca ingresaba en la Tesorería de la imprenta, ya que se emitía un doble ejemplar del recibo oficial «mellizo», con la misma numeración que el oficial, pero por un valor sensiblemente inferior al real.

Otra modalidad se centraba en acumular facturas que habían sido abonadas en efectivo por el Senado, para luego emitir interinamente en la Imprenta una nota de crédito por el importe total y asentar al Senado como deudor en los libros de dicho organismo. El dinero abonado a los funcionarios de la Imprenta nunca ingresaba a la Tesorería.

La maniobra resultaba claramente facilitada por el hecho de abonarse el dinero en efectivo, ya que era la única forma de que el monto total pagado no quedara registrado bancariamente. Ante la investigación, el titular del Senado, de acuerdo a su compromiso por «la restauración de la confianza y el fortalecimiento de la credibilidad en las instituciones» resolvió suspender inmediatamente a los involucrados.

Por otra parte, al considerar que las conductas de los implicados encuadrarían en el tipo penal previsto en los artículos 174, inciso 5 y 210 del Código Penal, «Defraudación a la Administración Pública y Asociación Ilícita» respectivamente, ordenó formular la correspondiente denuncia ante el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal número 6, a cargo del Doctor Rodolfo Canicoba Corral.

La imprenta del Congreso, en la que tras los retiros anticipados quedaron 502 empleados, funciona en la sede misma del Palacio Legislativo, y depende de las presidencias del Senado y de Diputados en forma alternativa (un año cada una). Los hechos denunciados habrían ocurrido en el período comprendido entre 1995 y 1999. En esa época, el ex vicepresidente, ex gobernador y actual canciller Carlos Ruckauf presidió el Senado, y Alberto Pierri estuvo al frente de la Cámara de Diputados. (DyN, Télam)


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios