Fiesta de graduación en la cárcel

Catorce internos de la alcaidía de Viedma completaron sus estudios primarios.

VIEDMA (AV).- La libertad y la familia. Estas simples palabras pero de un valor incalculable, aparecieron en cada una de las reflexiones transcriptas con grandes letras en afiches elaborados por los 14 internos del penal de Viedma que finalizaron ayer la primaria. La mayoría de ellos son jóvenes y padres.

También fueron entregados certificados a los internos que cursaron en distintos talleres de educación para el Trabajo como los de lombricultura, avicultura, panadería, ajedrez, lectura y escritura.

El acto se realizó en un salón de la cárcel provincial Nº 1 de esta capital con la presencia de los egresados y los alumnos que actualmente cursan el primario y los talleres, autoridades de Educación, del penal y de la Secretaría de Seguridad de Río Negro, así como de los docentes.

La emotividad llegó con las palabras de los maestros y de los alumnos que agradecieron la oportunidad pero también destacaron el esfuerzo de los docentes a pesar de los escasos recursos con los que cuentan.

 

«Estábamos aprendiendo»

Víctor Haro, en nombre de los alumnos, recordó que cuando comenzaron a cursar «sentíamos como que teníamos visitas todos los días y después nos fuimos dando cuenta que estábamos aprendiendo. Hicimos proyectos, participamos y siempre vamos a recordar los matices, los poemas de Benedetti, el sentido de amistad que dejó Juan Salvador Gaviota, la confianza que nos hicieron sentir los maestros y alumnos de la Escuela Especial Nº 22 cuando juntos realizamos el proyecto construyendo redes. Tuvimos momentos difíciles que nos sirvieron para valorar, volver a pensar y otros divertidos en los que compartimos anécdotas, lecturas y mate».

Agradeció la posibilidad d terminar el primario y aspira ahora poder cursar el secundario.

Por su parte una de las docentes, una joven cordobesa, calificó de positiva esta primera experiencia con alumnos adultos privados de la libertad.

Para Anahí Luján, docente de primero y segundo ciclo de la cárcel Nº 1, sólo «son mis alumnos y ha sido positivo el intercambio de valores con mucho contenido que cada uno aportó más allá de la currícula».

El 70% de los internos del nuevo penal de Viedma no ha completado la escuela primaria, muchos de ellos con escasa alfabetización, pero «a lo largo de este año, los que aceptaron cursar –que tienen entre 21 y 50 años– han tenido un avance muy importante ante el interés de superación permanente, más allá de la fortaleza que tienen para continuar en este lugar».

En tanto, Mónica Pamer, la otra docente del primario de la alcaidía, agradeció la predisposición de las autoridades del penal y especialmente a los alumnos que «defendieron el claro objetivo de la escuela de adultos en el que no es necesario llenar los cuadernos de cuentas y palabras, sino de trabajar por una inserción laboral».

Martín Díaz, coordinador del área desde la Secretaría de Seguridad, también se sumó a la emotividad de la jornada felicitando y agradeciendo a los alumnos para quienes la educación no es una obligación sino una opción dentro de las actividades del penal.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios