Galope salvaje

“El pasto es para las vacas”, dijo Vilas. Delpo lo desmiente y hace historia.

La llegada de Juan Martín del Potro a Londres abría fuertes interrogantes, por sus últimas lesiones y los constantes parates. Pero el tandilense volvió a ofrecer una muestra de templanza, derrotó a David Ferrer en sets corridos (6-2, 6-4 y 7-6 (7/5), con un gran tenis y mucha contundencia, y se metió en las semifinales de Wimbledon, concretando su mejor torneo en la ‘catedral’ del césped. El miércoles 3 de julio quedará grabado como el día que un argentino volvió a pisar firme en la hierba británica. Delpo se anotó en la escueta lista de argentinos que llegaron a semifinales, una nómina en la que no figura el mejor de la historia: Guillermo Vilas. Willy jamás se cansó de repetir que el “pasto es para las vacas”, un argumento para su falta de triunfos en Londres. Delpo se sumó a su antónimo David Nalbandian, que lo supera porque llegó (y perdió ante Hewitt) la final de 2002. Claro, la raqueta criolla que mejor posición obtuvo allí fue la de Gabriela Sabatini. quien jugó una final (y perdió con Graff) y dos semis. El gigante de Tandil tiene más que un escollo mañana, porque para alcanzar a Nalbandian en el historial de Wimbledon deberá vencer ni más ni menos que al mejor del planeta, el implacable Novak Djokovic, verdugo de Tomás Berdych (7-6 (7/5), 6-4 y 6-3). Hay dos interesantes datos a favor de Delpo para este duelo, uno del pasado y otro del presente: ya venció a Nole en el único partido que jugaron en el césped londinense, al ganar el bronce en los Juegos Olímpicos 2013; y hoy es el mejor sacador de este “Grande” que en su otra semifinal ofrecerá en escena a Murray-Janowicz. (Ver pág. 36) En una colmada cancha principal del All England, Delpo asombró con su derecha granítica, preocupó cuando quedó tendido en el pasto al pegarse un golpe de novela y cerró el partido con un punto digno de un grande, después de dos horas y 16’ de juego. Fue una actuación asombrosa, porque apenas arrancado el cotejo se resintió de su dolor en la rodilla izquierda, que ya la tenía vendada desde que se lesionó en la tercera ronda ante el esloveno Grega Zemjla. Tenía ventaja de 40-15 en el primer game con el saque de Ferrer, pero al ir a buscar una pelota hizo un mal movimiento con la rodilla y tuvo que pedir asistencia médica. “Aguantá uno o dos games, y probá a ver cómo responde”, le propuso primero su trainer. Luego llegó el médico oficial, analizó la zona de dolor del argentino, que estaba con lágrimas en los ojos, le ofreció un calmante y le dio el visto bueno para que intentará seguir. La Torre retornó a la cancha aún con una oportunidad de quiebre, y si bien batalló, sus movimientos iniciales no fueron los mismos, le costó desplazarse y el español aprovechó para recuperar la ventaja y acreditarse el primer game. Sin embargo, Delpo ganó con autoridad su saque y, ya un poco más suelto, logró quebrarle con una exquisita derecha angulada y luego ratificó la ventaja con su saque y dos aces consecutivos para el 3-1. Ferrer, quien tenía una ventaja de 6-2 en el historial, intentó sacar provecho de la merma en los movimientos de su rival y buscó con drops y pelotas cruzadas, pero Juan Martín se mostró sólido y dominante. Así, volvió a quebrar en el séptimo game para ponerse 5-2 y valiéndose de su soberbio servicio (73% de efectividad con su primer saque y 84% de los puntos ganados con el mismo), levantó dos breaks y con un ace se llevó el primer set en 43 minutos. En el segundo parcial, el trámite fue parejo hasta el noveno game. Delpo, sin rastros de dolor, logró romper el saque del español, que también jugó infiltrado por un dolor en el tobillo, para adelantarse por 5-4. Tan intratable está el tandilense que apenas le quebraron dos veces en el torneo y en ese segundo parcial sólo perdió dos puntos con su servicio y logró un 94% de los tantos ganados con su primer saque. Así, se puso 2-0 en el juego. Ya en el tercer set, nuevamente la paridad estuvo a la orden del día y cada uno se encargó de mantener su servicio para arribar a un decisivo tie break, en el que el Delpo arrancó mejor, el español se recuperó, pero finalmente el criollo (8 aces en el parcial) sentenció su hazaña con dos soberbios tiros ganadores. Es que se adelantó 4-1, pero luego Ferrer igualó 5-5, hasta que la Torre sacó ventaja con un ángulo cruzado de derecha, y en la primera oportunidad para cerrar el partido, con el saque de su rival, trabajó el punto con calma y definió con una paralela a la carrera para derrumbarse en el césped. Así, Delpo, quien arrancó con lágrimas de dolor y terminó con los ojos vidriosos por la emoción, conquistó su tercera victoria (antes en Tokio 2008 y Miami 2009 sobre cemento) frente a luchador ibérico y se vengó de las derrotas que había sufrido el año pasado en Miami, Wimbledon y el Masters de Londres. Está claro que su nivel permite soñar con su segundo gran título, con repetir aquel 2009 en el US Open cuando dejó de rodillas a Roger Federer, número 1 de ese entonces. Delpo buscará doblegar otra vez al mejor.

tenis


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios