Gimnasia está hecho: va a la Libertadores

La victoria sobre Talleres le posibilita concretar un logro que tanto ambicionaba.

LA PLATA (DyN) – Gimnasia festejó. Es cierto que Ríver salió campeón, pero para el «Lobo» el 12 de mayo de 2002 será una fecha histórica.

El esperado día en que Gimnasia le ganó 1 a 0 a Talleres para clasificar por primera vez a la Copa Libertadores de América, esa copa que ganó tres veces nada menos que su archirrival, Estudiantes.

El gol del «yorugua» Gonzalo Choy González a los 10 minutos del complemento fue el momento cumbre, el más festejado, aunque cuando los «triperos» se iban de la cancha se ilusionaron con el tempranero y único gol que Argentinos anotara en Núñez que lo ponía 1 a 0, aunque sólo fue una ilusión, porque después Ríver lo daría vuelta rotundamente.

Por supuesto que, como lo indica su historia, a Gimnasia le costó muchísimo llegar a su objetivo como lo es la Libertadores 2003.

El equipo de Ramacciotti no jugó bien. Tal vez por los nervios no tuvo la precisión y la prolijidad de otros partidos, se enfrentó a un Talleres que manejó mejor la pelota y que, en la primera mitad, llegó con más asiduidad, pero sin contundencia.

Hubo un muy buen trabajo de Garay -la figura de la cancha- y Sarmiento quienes manejaron, junto a las proyecciones de Baroni, los tiempos del partido.

Gimnasia, con desorden, no tenía quite en González y Scotti y cuando se adueñó de la pelota no tuvo precisión. Messera fue ayer un enganche intrascendente, Enría corrió mucho pero no tuvo desborde y Sava perdió casi siempre contra la defensa visitante.

En el período del complemento, Talleres se tiró algunos metros atrás y perdió protagonismo.

Con el gol de Choy a los 10 -un córner de Messera, una falla del arquero y el cabezazo del uruguayo- y la expulsión de López el partido pasó a ser de Gimnasia.

Pero de a poco el encuentro fue ingresando en un pozo, ya que el conjunto platense tampoco nunca quiso arriesgar más porque sabía que sus tres puntos eran como de platino, a la vez que Talleres se quedó sin potencia como para aspirar a llegar a la igualdad.

Llegó el cierre, a esa hora se sabía que Ríver iba teniendo el título a su merced, por lo que para Gimnasia el festejó es por su condición de digno subcampeón en su histórica tarde, en la que un testazo de Choy lo puso, por fin, en la Libertadores. (AR y DyN).


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios