La violencia no tiene fin

Los barras del Tomba arrojaron piedras al campo de juego, Delfino esperó 12 minutos y lo suspendió.

FÚTBOL DE AFA

Los incidentes comenzaron a los 25’ del primer tiempo. Los policías trataron de frenar a los hinchas, pero fue imposible.

El partido que Racing le ganaba Godoy Cruz por 1-0 fue suspendido a los 25 minutos del primer tiempo por incidentes protagonizados por barras brava del Tomba, quienes arrojaron piedras hacia el lugar donde se encontraban jugadores de ambos equipos y el árbitro Germán Delfino. Todo empezó momentos antes de que se ejecutase un córner en favor del local. Barras comenzaron a arrojar piedras sobre el área de Racing, lo cual provocó que los futbolistas se alejasen de la zona. Delfino suspendió momentáneamente las acciones. Después de esperar 12’, durante los cuales los barras continuaron arrojando piedras (conseguidas tras romper las instalaciones de los baños), el árbitro, tras dialogar con el responsable del operativo de seguridad, suspendió definitivamente las acciones. “No paraban de tirar piedras. No hay manera de controlar a la gente que está en las tribunas. La policía me dijo que no podía garantizar la seguridad”, dijo el juez. Encima, a los 2 minutos Racing ya ganaba 1-0 con un penal de Ceballos a Camacho que convirtió Diego Milito y el ambiente se caldeó rápido. Por su parte el capitán de Godoy Cruz, Fernando Zuqui, quien estuvo a punto de ser impactado por una piedra cuando se iniciaron los disturbios, indicó que “estamos con mucha bronca porque queríamos jugar este partido, pero no se puede seguir así porque están tirando piedras. Nosotros no podemos hacer nada”. Mientras tanto José Manzur, presidente del Tomba, afirmó que “este no fue por un reproche por un tema futbolístico, sino el enojo de gente inadaptada que ayer (el sábado) tuvo un inconveniente cuando fue al hotel (donde concentran los jugadores) y no pudieron ingresar”. La violencia que provocó la suspensión del partido se había iniciado horas antes cuando barras intentaron “apedrear” y detener el micro que trasladaba a los jugadores al estadio. A raíz de esa situación se produjo un enfrentamiento entre barras y los uniformados, el cual arrojó 12 detenidos, según lo informó Juan Carlos Calleri, jefe de la policía. Tras la finalización de los incidentes, la policía le prohibió a los barras ingresar al estadio banderas e instrumentos musicales, algo que se consiguió a medias porque en las tribunas se vieron algunas banderas.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora